Guadalupe había denunciado las amenazas de su ex, que ahora después de su muerte y con la captura del femicida, salieron a la luz. Las llamadas y mensajes de texto enviados por el asesino, Bautista Quintriqueo, eran por demás alarmantes: Sos mía y de nadie más, yo te voy a matar, te voy a hacer pagar todas”. Los mensajes que Valeria Navarro, amiga y niñera de la hija de la víctima, contó a los medios, fueron aumentando en las últimas cuarenta y ocho horas antes del fatal desenlace en el que el homicida “degolló en pleno centro de Villa La Angostura” a Guadalupe.

 Navarro aseguró que “él no paraba de hostigarla” y confirmó que el femicida “tenía seis denuncias por amenazas y una perimetral”. Pese a que los fiscales niegan tres de esas denuncias, tampoco hicieron lo suficiente para detener el accionar del homicida que viajo 80 kilómetros para ultimar a la víctima.

Con este nuevo femicidio, se renueva el pedido por una acción inmediata ante denuncias de violencia de género y amenazas a mujeres, sus hijos y círculo familiar y de amistades. La falta de formación en temas de género al igual que la falta de empatía, juegan un rol preponderante en el accionar de la justicia y fuerzas de seguridad. La lentitud para resolver perimetrales, tobilleras y otras medidas restrictivas, muestran la triste cifra de cincuenta víctimas en idéntica cantidad de días del año en curso. 

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLarreta y Quiroz denunciados por privatizar la vacunación en CABA
Artículo siguienteStornelli imputó a Larreta y Quiroz por privatizar la vacunación en CABA