El Ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires no admitió, en conferencia de prensa, lo que fue visible por toda la población: el sistema de vacunación porteño volvió a fallar, generando un nuevo problema para los ciudadanos que fueron notificados para asistir a la segunda dosis de vacunación y se acercaron al estadio de River Plate, en el barrio de Nuñez de la Capital Federal.

Ante un auditorio que no le cuestionó lo actuado, expresó que no hubo un error, sino que reprogramaron turnos para estirar la aplicación de la segunda dosis. La reprogramación nunca fue avisada a los asistentes que exhibían hasta cuatro mails confirmando el turno para esa mañana. Este cambio en el relato choca con lo expresado por el Gobierno de CABA en la sede de River, cuando afirmaron que “hubo problemas de logística”. Aunque más tarde fue cambiando hacia un más honesto que se “habían acabado las vacunas”. Pero ante una conferencia de prensa con preguntas y periodistas ya designados, nadie cuestionó el cambio de relato oficial.

Los sesenta trabajadores de la salud citados para poder recibir la segunda dosis de la vacuna Sinopharm, esperaron en vano en el vacunatorio que funciona en River una respuesta. Asediados por una prensa, los jóvenes que el Gobierno de CABA utilizaba para ordenar la entrada de los pacientes, terminaron admitiendo que “les habían informado que las vacunas no estaban por problemas de logística” pero que las cancelaciones habían sido enviadas. Hoy la mentira dicha ante los medios no fue preguntada. Ya entrada la noche el relato oficial copiaba lo dicho esta mañana. 

La falta de respuesta sobre las sesenta mil vacunas que no han sido inoculadas más la confirmación que las empresas de medicina prepaga fueron beneficiadas con las dosis para sus afiliados, muestra que lo sucedido en la Rural, San Lorenzo y el Luna Park, no es un hecho aislado. La desorganización imperante en la vacunación de un distrito sin problemas de accesos o vacunatorios, muestra que la desidia de Horacio Rodríguez Larreta, sumada a la inexperiencia en sanitarismo del ex Director del Hospital Italiano, Fernán Quiroz, solo pueden sostenerse a base de una muy aceitada pauta que evite nombrarlos en el prime time televisivo. 

Esta es la cuarta jornada de problemas que muestra la Ciudad en Capital que aún no ha podido vacunas a los adultos mayores de 80 años, mientras que otros distritos han avanzado con la vacunación de menores de 60 años con patologías de riesgo. El crecimiento de casos en el distrito y su expansión al conurbano, ponen en peligro la acción coordinada que lleva adelante la Provincia de Buenos Aires que ya lleva vacunada más del 20% de la población objetivo y el equivalente al 33% de los habitantes totales de la Ciudad de Buenos Aires. 

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorTeresa García: “Creo que va a haber una elección muy polarizada entre Juntos por el Cambio y nosotros
Artículo siguienteHoracio Rodríguez Larreta sobre el secuestro de su padre o es el extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde