Finalmente llegó a sus verdaderos dueños el dibujo “Tocando el Piano” de Carl Spitzweg. La pieza fue llevada a la casa de subastas Christie´s a pedido de los herederos del Editor Musical, Henri Hinrichsen, quien fuera saqueado por los nazis en 1939 y llevado al Campo de Auschwitz donde fue asesinado. La reparación llega ocho años después de haber sido descubierta en la casa del jubilado alemán, Corneluis Gurlitt  en 2012.

La suma del lote en posesión de Gurlitt, asciende a los 1000 millones de libras esterlinas, quien había heredado 1450 obras de arte, de su padre. Las obras que pudieron ser probadas como robadas fueron 14 y fueron encontradas junto al resto en dos propiedades de Gurlitt en Europa: 1200 piezas en München y 250 en Salzburg.

Las obras confiscadas incluyen obras de Otto Dix, Picasso, Renoir, Monet, Franz Marc y Henri Matisse (cuya pieza está valorada en 13 Millones de Libras), entre otras. El padre de Gurlit, Hildebrand Gurlitt fue el experto en arte moderna de la Alemania Nazi, quien negoció las obras confiscadas a las familias llevadas a los campos de la muerte. Hitler pidió que se vendieran las obras que despreciaba para financiar los esfuerzos de guerra pero Gurlitt, retuvo en su poder muchas. Gurlitt nunca pudo ser enjuiciado y murió en un choque en 1956. Su hijo, quien vivió de los tesoros robados durante el nazismo, murió en 2012, pero recién fue descubierto en 2014. 

Redacción

Comentar con facebooks