Pese a los obstáculos propuestos por los medios concentrados y la oposición política, el oficialismo logró aprobar con amplia mayoría el proyecto de Organización y Competencia de la Justicia Federal. Tras varias semanas de férrea resistencia del tándem político mediático, que incluyó varias concentraciones y numerosos actos de violencia hacia la prensa y amenazas de muerte para los políticos opositores, se logró el número necesario para que el plexo rector que regirá a Justicia Federal, pase a la Cámara Baja. 

La Sesión que se extendió a las primeras horas de la madrugada, no estuvo exenta de momentos de distensión, cuando la Presidenta del Cuerpo, repasó las imágenes de los Senadores al momento de la votación, haciendo hincapié en la voluntad de encontrar al Senador Bullrich, llamándolo reiteradamente por su nombre, en obvia alusión al papelón protagonizado por el representante bonaerense de Juntos por el Cambio, que colocó un fondo de pantalla con su cara, para simular su presencia en la sesión de labor parlamentaria.

Más tarde, el que generó otro momento que recibió varias risas, fue la queja del Senador Conservador por la Capital Federal, Martín Lousteau, quien se quejó por las reformas incorporadas al texto original en la sesión, y recibió un lacónico “Senador, van a votar en contra”. La bancada que decía que el texto de la ley, no permitiría reformas en la sesión, ahora se quejaba de las modificaciones que enriquecían y clarificaban el texto que salió, sin el voto de la oposición, de labor parlamentaria. El número final fue contundente 40 votos por la afirmativa, 26 por la negativa. 

Con esta aprobación, Diputados comenzará a trabajar sobre el proyecto la semana entrante. Se descuenta que en la Cámara de Diputados el proyecto recibirá modificaciones como las tuvo anoche en el Senado, pero el titular de Diputados, Sergio Massa, confía que “se alcanzarán los consensos necesarios” para que la norma tome fuerza de ley.  

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anterior100 años de radio argentina
Artículo siguienteEl gravamen a las grandes fortunas, ya en mesa de entradas