La autopsia realizada al cadáver de Lucas Nahuel Verón, reveló que, Lucas, recibió un balazo de adelante hacia atrás, con orificio de entrada y salida, por lo que no se puede cotejar en el peritaje balístico.

El joven que fue asesinado en el día de su cumpleaños, el pasado viernes a la 1:30 de la madrugada, en el partido de La Matanza (Provincia de Buenos Aires) por personal de la Policía de la Provincia, pasó a engrosar las filas de víctima del gatillo fácil. Las pericias de balística determinarán cuál de los dos policías involucrados en el asesinato realizó el disparo. Ezequiel Benítez y Cinthia Duarte, ya se encuentran detenidos y puestos a disposición de la Justicia, imputados por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Ninguno de los dos policías declaró por lo que se espera que la Jueza de Garantías, Castillo, determine su estatus legal tras la negativa a comparecer.
Tanto la Subsecretaría de Derechos humanos como la Comisión Provincial por la Memoria acompañan a la familia del joven baleado.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorTras la desclasificación, procesan la información del Caso AMIA
Artículo siguienteEspionaje Ilegal: Comenzó el desfile PRO por Tribunales