«NESTOREAR (verbo): Ante la duda, tomar la decisión más osada, práctica y que beneficia a la mayor cantidad de gente posible; 2. Conducir; 3. Sentirse feliz, exultante, en medio del pueblo»

Como era de esperarse con la nueva composición de la Cámara de Diputados tras el recambio de las elecciones de medio término, la oposición conservadora con la complicidad de los bloques satélites de la derecha y la izquierda, lograron que no se aprobara el presupuesto propuesto por el Ministro Martín Guzmán “Lamentablemente la oposición decidió dejar a la Argentina sin presupuesto para el año 2022. No al Gobierno. A la Argentina. Una falta de responsabilidad colectiva que crea incertidumbres cuando lo que necesitamos es seguir construyendo certezas” fustigó el Ministro de Economía en las redes sociales.

Lo sucedido en el día de hoy revive lo que, otrora fuera el Grupo A, que en 2010, también dejó sin presupuesto al País con las mismas caras que hoy conducen la coalición conservadora “Hoy, la oposición sólo busca ser oposición. Lo han dejado claro: están compitiendo a ver quién es más opositor al Gobierno, y nuestra Argentina necesita que esto cambie. Desde el Gobierno nacional, ya estamos trabajando para menguar el daño que significa “voltear” (tal como dijo un diputado opositor) el proyecto de ley de Presupuesto 2022”, resaltó un Guzmán que no utiliza la academia para dejar las cosas en claro y continuó “Pero sepamos lo que implica “voltear un presupuesto” especialmente en la situación actual de la Argentina. Primero, nos debilita como Estado Nación dentro de la Argentina y ante el mundo. Y eso nos lastima. Segundo, significa rechazar la programación macroeconómica que viene siendo la base de las negociaciones con el FMI para refinanciar la deuda absurda y dañina de USD44.000 M que tomó el mismo espacio político que hoy “volteó” el presupuesto. Y claro, afecta las negociaciones”.

Los intentos del oficialismo, especialmente del Presidente de la Cámara, Sergio Massa, chocaron contra el nuevo bloque A “La oposición buscó todo tipo de subterfugios para justificar su rechazo al presupuesto. En el Congreso, respondimos las inquietudes formuladas. Una de ellas fue que las proyecciones subestimaban los recursos. Ayer se propuso una solución transparente. El Presidente de la HCDN propuso sumar un artículo que establecía que si a mediados de año los recursos eran mayores que los calculados en el proyecto, el Gobierno enviaría una enmienda para aprobar el destino de los mayores recursos. Otra búsqueda de consenso que no les importó”.

Once años atrás en idénticas circunstancias, Patricia Bullrich, Graciela Camaño, Ricardo Gil Lavedra y otros integrantes de lo que se denominaba grupo A, sometía al gobierno de Cristina Kirchner a tener que manejarse con el presupuesto extendido. La ley 24156 le permitió una discrecionalidad en el uso de los recursos, que permitió crear un tejido protector para las clases más humildes, basado en el uso de los “recursos necesarios”. La diferencia de hoy es que el país no viene de dos pandemias: la del coronavirus y la del macrismo que destrozó todos los indicadores socioeconómicos. 

Guzmán confirmó que “El Presidente hará uso de la ley 24.156 para prorrogar el Presupuesto vigente, y administrar los recursos de modo que el 2022 sea otro año de recuperación, con más capital público, educación, salud y conocimiento, y que podamos avanzar sobre una senda de progreso duradero”. El gobierno tiene con esta derrota en el recinto, la oportunidad de fugar hacia adelante haciendo “más peronismo” y cubriendo las necesidades y expectativas de un pueblo que los votó en 2019 y les dio un llamado de atención en 2021. Si lo sabe aprovechar, Fernández podrá repetir la gesta de Cristina Fernández, después de la derrota parlamentaria de 2009, obtener el 55,42% de los votos en 2011. Solo es cuestión de, como dijo Marcelo Figueras, “nestorearla”. 

Rodrigo Mas
Editor de Argentina Informada

Comentar con facebooks
Artículo anteriorHacer buena minería es cuidar el ambiente
Artículo siguienteDe Pedro cruzó a la oposición