La causa mediática que fue denunciada por Margarita Stolbizer, fogoneada por Mariana Zuvic, Graciela Ocaña y Lilita Carrió, amplificada por el Grupo Clarín y armada por el ariete macrista en la Justicia, Claudio Bonadío, tuvo su fin, cuando el Tribunal Oral Federal compuesto por  Daniel Obligado y Adrián Grünberg y Adriana Pallioti, determinó la inexistencia de delito y decidió sobreseer a todos los imputados en una de las causas insignia del Lawfare en Argentina.

El Dictamen del Tribunal aplica a la Vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, al Jefe de la Bancada de Diputados por la primera minoría, Máximo Kirchner, su Hermana Florencia y los empresarios de medios, Fabián de Sousa y Cristobal López. También alcanza al empresario de la construcción y socio de Angelo Calcaterra (Primo de Mauricio Macri), Lázaro Báez y otros diez imputados. La sala con dos votos de Grünberg y Obligado sobreseyó a los imputados en la causa por la denuncia mediática de lavado de dinero con alquileres de propiedades y plazas hoteleras. La jueza sindicada como cercana al macrismo, Adriana Pallioti, votó en contra de la medida.

La medidas durante la instrucción del proceso, al igual que la elevación a Juicio estuvo en manos del fallecido Juez Claudio Bonadío, quien al momento del dictamen se encontraba imposibilitado física y mentalmente por un cáncer de cerebro que le generó una afasia que le impedía discernir, ver y escribir, para poder impartir justicia. Bonadío actuó en las mismas condiciones en el los expedientes dólar futuro, Qunitas y Memorándum con la República Islámica de Irán y Hotesur, todos ellos también desechados por inexistencia de delito.

Los peritajes requeridos por la Justicia Federal y no así por Bonadío determinaron que los precios abonados se encontraban en los rangos de mercado (incluso competitivos) y respecto al lavado, las facturas por los alquileres fueron abonados de forma bancaria y declarados a la AFIP, por lo tanto, la factibilidad de la coima y el lavado de activos quedó plenamente descartada. 

Las causas armadas por el macrismo sirvieron a los efectos electorales de 2015 y 2017 en los que, mediante estas causas, se engaño a una importante porción de la sociedad, informando (y formando) desde los medios hegemónicos de comunicación que apoyaron y sostuvieron las campañas del PRO y Mauricio Macri, en particular, para instalar las supuestas causas por corrupción, pero necesitaron de la ayuda invaluable de la “pata judicial” macrista, que fue capitaneada por Claudio Bonadío. Una a una las causas que involucraban a la ex Presidenta se van cayendo por inexistencia de delitos, lo que obliga a reflexionar sobre el accionar de la Justicia durante el macrismo, a la vez que sería saludable revisar cada una de las causas en las que intervino el Juez en cuestión, que carecía de elementos probatorios y a la vez se encontraba limitado en sus capacidades neurocognitivas para una correcta tarea al momento de fallar, en lo que a Justicia concierne.  

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer su blog aquí

Comentar con facebooks
Artículo anteriorDiego será Eterno
Artículo siguienteBeraldi: “Nunca hubo nada, era una causa armada con muy buena difusión”