El Country Head de Santander Argentina Alejandro Butti, aseguró hoy en un encuentro con la prensa que, “el sistema financiero de Argentina está sólido, con buenos niveles de capitalización, un nivel de morosidad relativamente bajo y una liquidez en dólares está en máximos históricos, por encima del 80%”

El ejecutivo que comanda la filial local de Santander desde Abril de este año, enfatizó que “en los últimos años, el sistema actuó como amortiguador, y no como propagador, de los períodos de volatilidad a través de los cuales transitó el país. Trasmitiendo confianza, certidumbre y solidez” y agregó es “un activo que contribuye a la estabilidad, aún en contextos desafiantes” siendo “parte de la solución, y no del problema”.

La palabra de Butti resulta -hoy- por demás relevante, habida cuenta de los malintencionados rumores que, coincidentes con el vigésimo aniversario del nefasto “corralito” han circulado desde hace días, alertando sobre supuestas dificultades de las entidades que operan en el mercado local, para devolver los depósitos en dólares de los ahorristas en tiempo y forma.

El CEO recordó que, desde aquel momento de quiebre que padeció nuestro país en 2001 y que trajo consigo una pérdida de confianza en el rol de las entidades bancarias que costó años recuperar, los bancos operan en Argentina, en el marco de “regulaciones muy prudentes”.

“A diferencia de otros eventos del pasado –explicó- el sistema no tiene descalce de monedas, lo cual es muy importante pensando en potenciales crisis. Los depósitos en pesos están calzados con préstamos en pesos y lo mismo pasa con los dólares. En los últimos veinte años, en virtud a la legislación que tenemos –agregó Butti- los bancos sólo podemos prestarle dólares a clientes que son generadores de divisas. Eso debe aportar mucha tranquilidad ante lo que está pasando en estos días, sobre la liquidez y solvencia que los bancos pueden llegar a tener”.

“Todo ello –continuó el banquero- es producto de adecuadas regulaciones, muy prudenciales, pero también de una gestión muy profesional de los bancos, que han balanceado la prudencia en el manejo de los depósitos de terceros contra el adecuado destino de los créditos que han venido dando”.

Alejandro Butti. CEO de Santander en Argentina

Butti, Ingeniero Industrial por la Universidad Buenos Aires con un Máster en Administración de Empresas de IAE advirtió sin embargo “el crédito continúa en niveles bajos en relación al PBI, debido a la falta de desarrollo de una moneda estable a largo plazo, y a la elevada presión impositiva y regulatoria sobre el sector” y recomendó por eso es “importante continuar dialogando para paulatinamente generar el camino necesario hacia un mayor desarrollo del sistema financiero”.

“Nuestro sistema financiero es pequeño” describió en una afirmación clara, contundente e incontrastable. En términos comparativos, mientras en Argentina el ahorro que el sistema canaliza hacia préstamos equivale apenas al 10% del PBI, nuestras economías vecinas operan con porcentajes que oscilan entre el 70% y el 90% en términos de PBI y los países desarrollados lo hacen por encima del 100%. “Más depósitos, es mayor crédito para las pymes, empresas y familias. Y eso es más inversión, la única variable capaz de generar crecimiento y desarrollo sustentable de largo plazo, lo que Argentina requiere para estimular el empleo y reducir la pobreza”, recordó.

El máximo responsable por las operaciones de Santander en el país y que se incorporó al staff de la entidad allá por 1994, ponderó las excelentes oportunidades de desarrollo futuro, que anidan en los recursos de los que dispone la economía argentina. Al respecto enumeró “tenemos la capacidad de producir alimentos para una población 10 veces mayor a la nuestra, contamos con Vaca Muerta, que es la segunda reserva mundial de gas no convencional y la cuarta de petróleo, contamos con la tercera reserva global de litio y con un enorme potencial en materia de economía del conocimiento con 5 unicornios cuya valuación supera hoy los 1.000 millones de dólares”.

El Banquero sugirió que es preciso “trabajar en políticas públicas con acuerdos y consensos básicos entre el gobierno, empresarios y trabajadores, para desarrollar planes de mediano y largo plazo que den contexto hacia el futuro. Si esas condiciones se cumplen –vaticinó- el sistema financiero está listo para ser una palanca que motorice el crédito”.

Santander tiene previsto invertir en los próximos tres años, 225 millones de dólares en desarrollos tecnológicos. “Si las condiciones económicas acompañan en 2022, Santander está listo para ser una palanca que impulse el crédito y la recuperación económica de la Argentina”, concluyó.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer su blog aquí

Comentar con facebooks
Artículo anteriorDiálogo, el valor de la democracia.
Artículo siguienteRebelión en el Gallinero