Nació en Salta el 8 de febrero de 1785 y rápidamente supo ser el hacedor de las páginas más gloriosas y brillantes de nuestra historia. Tuvo actuaciones memorables y heroicas en batallas y lugares cruciales como la Quebrada de Humahuaca, donde evitó la comunicación entre los realistas del Alto Perú y Córdoba; la Batalla de Suipacha, la guerra de guerrillas (también conocida como guerra gaucha) y en la defensa de la capital del Virreinato. Ocupó la gobernación de Salta entre 1815 y 1821. Belgrano, San Martín, Pueyrredón y otros consideraron a Don Martín Miguel de Güemes como una figura clave y capaz de ser encomendado a distintas misiones y roles. Belgrano lo envió en 1812 a Santiago del Estero, San Martín le asignó en 1814 el mando de las milicias salteñas campesinas, con las que ejerció un gran desempeño y logró el mérito necesario para, luego, ser nombrado Teniente Coronel de Ejército. En 1815 fue elegido por el Cabildo de Salta como Gobernador de la provincia. Por su parte, Pueyrredón le asignó en 1816 la defensa de las provincias y la seguridad del Ejército Auxiliar del Alto Perú.

En 1817, tras vencer a José de la Serna, Güemes fue ascendido a Coronel Mayor por una nueva designación de Pueyrredón. San Martín lo solicita como auxiliar para la campaña de del Perú en 1820 y un año más tarde, Güemes decidió delegar su poder en la gobernación para poder dedicarse exclusivamente a organizar la expedición para ayudar a San Martín a liberar Perú. Para esta misión solicitó, sin éxito, que le enviaran armamento, municiones, dinero y alimentos. Ante la negativa de sus pedidos y en medio de una situación conflictiva y de desamparo de poder y recursos, fue depuesto de sus funciones como gobernador de Salta. Sin embargo, el pueblo no lo abandonó, le otorgó el poder de encabezar las filas para enfrentarse a las invasiones realistas que eran incesantes y no daban tregua. 

El 7de Junio de 1821, Don Martín resultó herido en una emboscada realizada por tropas realistas que sitiaron la provincia de Salta. Días después, ya agonizando y acompañado por sus soldados fieles y compañeros de batalla más cercanos, Don Martín le ordenó al coronel Jorge Enrique Vidt que lo reemplazara y siguiera la lucha contra los españoles. 

El 17 de Junio de 1821 murió luego de varios días de sufrimiento y agonía. Así pasaba a la inmortalidad uno de los mayores héroes de nuestra historia. Alguien que supo dominar el miedo por amor a su patria, porque “no es valiente el que no tiene miedo, lo es el que sabe dominarlo”. Pocos han sabido hacerlo como el gran Don Martín Miguel de Güemes. 

Viva la Patria! 

Viva Güemes!

Pablo Targhetta

Comentar con facebooks
Artículo anteriorMacri fue denunciado por enriquecimiento ilícito
Artículo siguienteMacri cada vez más complicado