En un inaudito acto de violencia política, la Agrupación Juntos por el Cambio, lanzó un panfleto (que firmaron los presidentes de los tres partidos que conforman la alianza), involucando a la vicepresidenta Cristina Fernández en el asesinato de Fabián Gutiérrez, cuando ya -los cuatro involucrados- habían confesado el crimen del ex secretario

La acción comandada por Patricia Bullrich recibió el completo rechazo del ambiente político y de numerosos representantes de la cultura, el deporte y el periodismo, asociaciones de derechos humanos, colectivos sociales y numerosas agrupaciones civiles. Incluso el mismísimo Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dedico una serie de posteos en la red social Twitter para reprobar la acción oportunista de la alianza conservadora. 

El nivel de violencia verbal expresada por los representantes de Juntos por el Cambio continuó en ascenso hasta llegar a calificar como “asesina” a la Vicepresidenta. Tal es el caso de Luciano Bugallo, Diputado por el PRO en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires.

El mismo represenatante de Juntos por el Cambio, que saltó a la notoriedad por ser uno de los activistas en la campaña destituyente de 2008, continuó con otro incendiario posteo en las redes sociales en el que desconoce la legitimidad de las autoridades ejecutivas y judiciales de la provincia de Santa Cruz.

Otros reconocidos activitas de la derecha vernácula, con cargos legislativos en vigencia, no se quedaron atrás en la violencia verbal expresada a través de sus cuentas en redes sociales: Waldo Wolff, intentó ligar el asesinato con la Causa de las Fotocopias. También el caso del voleybolista que ocupa una banca en Diputados, Fernando Iglesisas, que aprovechó para insultar al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Incluso, María Lujan Rey, madre de una de las víctimas del atentado de Once y ahora Diputada por el PRO, tuvo palabras descalificatorias para expresar su estado de ánimo. Otro caso de indignacipón selectiva, lo expresó la diputada involucrada en la causa de extorsión junto a D´Alessio, Paula Olivetto, que contribuyó en forma activa a la campaña para instalar la “fake news”.

El la emisión del programa Sobredosis de TV, El asesor presidencial, Leandro Santoro, reclamó a la oposición no romper los puentes de diálogo mediante estas actitudes violentas. 

La operación montada sobre el crimen de connotación sexual, llega cuando las pruebas de la causa que involucra a Mauricio Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, fueron confirmadas por los ex espías detenidos. También llega tras la declaración de Susana Martinengo, en la cual, según fuentes judiciales, navegó entre contradicciones y armados imaginarios para despegar a Mauricio Macri o intentar salvarse. 

Para concluir con los mensajes violentos, el sector moderado de Juntos por el Cambio emitió otro comunicado, en el que continuó echando sospechas sobre el poder ejecutivo provincial y nacional, sobre un crimen ya confeso.

La intención de vincular a la dos veces Presidenta de la Nación con el asesinato pasional, siguió en el espíritu del texto y no aportó nada en “bajar los decibeles” de la escalada de violencia.

Las adhesiones de respaldo a la Vicepresidenta continuaron hasta el día de hoy y convirtieron al tópico #FuerzaCristina en tendencia mundial. 

Rodrigo Mas

Comentar con facebooks
Artículo anteriorFeudalia ya fracasó
Artículo siguienteEl PJ condenó el Panfleto de Juntos por el Cambio