Horacio Rodríguez Larreta realizó una nueva violación a los derechos humanos de los habitantes del barrio popular “La Fuerza de las Madres” desalojando en forma violenta y destrozando, arruinando y hasta quemando las pertenencias de la barriada conformada por menores y madres solas. Apoyado en una Justicia adicta, el dirigente conservador desplegó una fuerza de choque compuesta por hombres y mujeres de la Policía de la Ciudad, que golpearon, maltrataron y abusaron verbalmente de los menores y las mujeres presentes al momento del vandálico hecho, que dejó a más de 100 familias sin techo.

El acto de violencia generado por el dirigente que maneja el distrito más rico del país y también el más injusto en desarrollo social, hizo recordar los peores momentos de la dictadura cívico militar cuando, el represor Osvaldo Cacciatore y varios de los familiares de quienes ocupan la cúpula del PRO que eran funcionarios tras el golpe de Estado, desalojaban a fuerza de topadoras, armas y violencia a los habitantes pobres de la Capital Federal hacia el conurbano norte.    

A partir de las siete de la mañana y emulando al jerarca de la dictadura, policías, empleados del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de la Justicia porteña, se dedicaron a incendiar, romper, arruinar las precarias casas y pertenencias de los ocupantes que habitaban espacios de cinco metros por cinco metros. Las improvisadas casas eran producto del asentamiento que realizaron mujeres que huían de la violencia doméstica, en otros barrios carecientes y distaban mucho de ser un problema social para una Ciudad rica como Buenos Aires.  

Las frases desgarradoras se repetían ante la apatía de los funcionarios policiales de rango que se remitían a mandar a violentar a mujeres que expresaban “Ahora no sabemos adónde vamos a dormir con nuestros hijos”.

La responsable de la fiscalía 11, no tuvo ningún miramiento y permitió la violencia policial y de los funcionarios del gobierno porteño que destrozaron todo a su paso. Las mujeres que se ocuparon de mejorar lo que era un basural para instalar sus casas y ahora reclaman “hace más de tres meses que estamos en el asentamiento. Armamos el asentamiento porque no tenemos un lugar para vivir”.

La lluvia que llegó con la mañana terminó de destrozar las pocas cosas que le quedaron a los habitantes del predio, tras el paso de las topadoras. Esta noche 100 familias aumentarán el número de los sin techo que Horacio Rodríguez Larreta insiste en expulsar del territorio de la Ciudad de Buenos Aires. Tal vez sea esto un vistazo al futuro que le espera a la Argentina con sus apetencias presidenciales.

Rodrigo Mas

Editor de Argentina Informada

Comentar con facebooks
Artículo anteriorConfirman las condenas a los directivos de Ford por crímenes de lesa humanidad
Artículo siguienteEl intento de demolición del legado peronista: La destrucción del Palacio Unzué.