En un hecho que parece convertirse en habitual, tras el maltrato e insultos proferidos contra los docentes por la Ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, esta vez el regente la Escuela Técnica N° 11 Distrito Escolar 6, Carlos Feijoo, amenazó al grupo de docentes (de la

Burbuja de Sexto Primera turno noche de la especialidad óptica) a los gritos “cierren la boca”. La intención de Feijoo fue intentar tapar el caso de COVID-19 positivo que generó que la burbuja en cuestión tenga que volver a la virtualidad. 

Ademys repudió el maltrato laboral proferido por Feijoo, quien se encuentra alineado con la Ministra conservadora, mediante un comunicado en las redes sociales en los que denuncian los dichos del regente “Como si estuvieramos en tiempos de dictadura, el regente lleva adelante una comunicación intimidatoria y haciendo abuso de su lugar de poder amenaza con represalias «Porque me voy a enterar de quién es el que está repartiendo (información)» y pretende indicar a lxs docentes qué pueden y qué no pueden conversar con lxs estudiantes”.

También exigieron al Ministerio que “implemente medidas de carácter preventivas para resguardar a la integridad de lxs trabajadores y que informe pública y sistemáticamente el número de contagios que se registran en las escuelas”.

Por su parte, la Unión de Trabajadores de la Educación se “solidarizó con lxs docentes de la Escuela Técnica 11 DE 6 “Manuel Belgrano”” también repudiaron la forma en que el Regente se dirige al personal de la escuela “de manera intimidante, autoritaria y soez para exigir que no se hable del tema y hasta utiliza términos despectivos. Repudiamos esta situación que pone en evidencia el apriete a las y los docentes de dicha escuela y deja entrever la idiosincrasia de un sujeto que trata de “estúpidos” a docentes de la institución”.

También dejaron en claro que “lo sucedido en la Técnica 11 DE 6 es una muestra extrema de una presión verticalista que con frecuencia se genera en torno al ocultamiento de casos de COVID-19 en las escuelas, producto de la falta de política del Ministerio de Educación de CABA respecto a la comunicación de los mismos a la comunidad educativa. Esto genera situaciones de tensión y confusión que atentan contra las condiciones de trabajo de trabajadorxs docentes y no docentes”.

La exigencia de ambas centrales obreras es para que no se repitan los hechos y que, “el GCBA determine una política clara de comunicación ante casos de COVID-19 que se dan en las escuelas garantizando el derecho a la seguridad sanitaria y al cuidado de la salud de la comunidad educativa”.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLula se prueba el traje de candidato para 2022
Artículo siguienteHoy se superaron los dos millones de vacunados en la Argentina