El hombre fuerte del fútbol brasilero, Rogerio Caboclo, fue separado de la CBF tras la denuncia de varias empleadas de la entidad que nuclea el fútbol del gigante sudamericano. La decisión tomada por la Comisión de Ética de la entidad se llevó a cabo tras la acusación formal realizada por la Justicia brasileña en la que la jueza Aline María Leporaci Lopes, Tribunal Regional de Trabajo del Estado de Río de Janeiro. Lopes determinó que, Caboclo, no podrá ni ingresar ni permanecer en la sede de la entidad hasta septiembre de 2022. También determinó una multa en dinero si no se observa la medida, tanto para el acusado como para la confederación.

En junio de 2021 Caboclo fue sindicado de acoso sexual y psicológico por una empleada de la CBF. Dos meses más tarde, en agosto una exempleada denunció el acoso de Caboclo en un vuelo, pero fue el tercero (de fines de agosto) el que motivó el rápido accionar de la Justicia ya que, al acoso ya denunciado, se sumaron los cargos de agresión a una la tercera víctima.

La Justicia de Brasil no es afecta al reconocer reclamos por la conductas machistas y patriarcales en suelo “verdeamarelo”, pero la disputa que sostienen el gobierno de Jair Bolsonaro y la Federación Brasilera (cuyos jugadores decidieron hacer campaña en contra de la realización de la Copa América en ese país), sirvió para poner en agenda el justo reclamo de miles de mujeres que son acosadas y atacadas por personajes que gozan de una protección por los cargos que ostentan.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorDenuncian que obligan a empleados de CABA para hacer campaña por Vidal
Artículo siguienteBolsonaro amenzó a la Justicia “O vuelven al eje o serán ignoradas de la vida de la política”