El Gobernador Kicillof anunció que volverán a abrirse los comedores escolares en los colegios y explicó que “cuando se inició la pandemia, desayunaban 1.200.000 chicos y almorzaban 500 mil. Como por cuestiones sanitarias no pudimos tener abiertos los comedores, resolvimos llevar adelante una de las políticas de inversión social más grandes de la historia, que fue continuar con el Servicio Alimentario Escolar”. El servicio de comedor fue reemplazado por “módulos alimentarios para desayuno y almuerzo para 1.700.000 chicos y chicas de toda la provincia” que implicó “una inversión mensual de mil millones por mes a 4.500 millones” expresó el gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

El aumento de la cantidad de niños pobres por acción de la pandemia, llevó a que “dos millones de chicos y chicas de la provincia reciben módulos alimentarios equivalentes a almuerzo y desayuno que se llevan de las escuelas”, añadió Kicillof y confirmó que “con la mejor situación epidemiológica, se autorizó a realizar los desayunos y meriendas en escuelas”. Dada la tendencia a la baja de casos e internaciones por COVID-19 “desde octubre, va a volver a abrirse el servicio de comedor escolar para almuerzo: ese mes, habrá desayuno, merienda y almuerzo en escuelas, pero además se continuará con los módulos alimentarios” concluyó el gobernador. El mantener los módulos alimentarios para los alumnos significa un aporte a las familias de menores recursos, ya que muchos, durante la pandemia, tuvieron esos módulos como único alimento para todo el grupo familiar. Pese a que los indicadores económicos muestran un aumento en la actividad económica, algunos sectores muy precarizados no se han recuperado de los efectos de la pandemia macrista y la posterior del coronavirus, por lo que la asistencia del Estado para estos grupos familiares se torna indispensable.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorProvincia de Buenos Aires anunció la vacunación libre con Segunda dosis para mayores de 50
Artículo siguientePara prevenir el negacionismo y el discurso de odio