En un nuevo hecho vergonzante, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, decidió echar la culpa a los ciudadanos que acompañaron a sus adultos mayores de 80 años a la vacunación contra el COVID 19 que mal organizó el gobierno conservador que lidera Horacio Rodríguez Larreta. Tras el masivo rechazo a las palabras del Ministro de Salud, Fernán Quiroz, el gobierno porteño organizó una conferencia de prensa donde el ministro ensayó una disculpa donde solo se hizo responsable de “subestimar” que los adultos mayores fueran acompañados de familiares a colocarse la vacuna en sólo tres centros habilitados (Luna Park, Sede San Lorenzo y La Rural) «al aumento de personas acompañantes y al adelantamiento del horario de los turnos» y no de las larguísimas colas (tres cuadras) al rayo del sol, la falta de ambulancias y de trato para con los octogenarios y una improvisación inocultable de un gobierno que lleva 14 años en el poder. 

Para el día de hoy aseguró que triplicaron los lugares de vacunación, con lo que hoy son seis los centros disponibles (lejos de los 28 vacunatorios existentes ofrecidos por la titular del PAMI, Luana Volnovich).

Por su parte el dirigente opositor Leandro Santoro, anticipó en una nota realizada por Ari Lijalad en El Destape Radio, que pedirán una interpelación del Jefe de Gobierno y el Ministro de Salud, «Los responsables de lo que pasó son Larreta y Quirós, y vamos a vamos a pedir la interpelación de los dos» pero que no cree que esto pueda llegar a suceder, dada la mayoría absoluta con la que cuenta en bloque conservador y sus aliados, en la legislatura porteña, que anula cualquier iniciativa opositora. 

El Jefe de Gobierno porteño sigue sin aparecer y la campaña de marketing y blindaje mediático del gobierno de Larreta, logrará hacer un control de daños, para hacer pasar desapercibido un hecho grave que, en quince días, se cuantificará con un aumento de casos y muertes en el sector más vulnerable ante la pandemia. Las campañas de distracción mediáticas ya se lanzaron en boca de una intelectual, que rápidamente fue desmentida con documentos oficiales. Mientras tanto, los adultos mayores, siguen esperando ser vacunados a más de dos meses de haber llegado las vacunas al distrito más rico de la Argentina.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa ratificación del Ministro de Salud sólo pone más dudas sobre el gobierno correntino
Artículo siguienteMarcha por D10s