El GestaPROgate dio ayer un nuevo escenario, que compromete aún más las débiles posiciones de la ex gobernadora macrista, María Eugenia Vidal y del actual Procurador de la Corte Suprema Bonaerense, cuando el Comisiario Hernán Cassasa confirmó en declaraciones a la Comisión de seguimiento de los organismos de Inteligencia, compuesta por los Diputados del Frente de Todos Rodolfo Tailhade y Eduardo Valdés, y el legislador por la Alianza conservadora Juntos por el Cambio, Miguel Angel Bazze, que la AFI realizaba reuniones quincenales en las que se seguían los temas relacionados con la “Mesa Judicial” en el marco del Plan Sistemático de Persecución de Opositores que llevó a cabo el macrismo desde Diciembre de 2015. 

El Diputado Tailhade afirmó a la Agencia Télam que la información brindada por Cassasa a la Comisión “es coincidente con lo que ya teníamos en los correos electrónicos” dando por probada la aseveración del comisario en la que confirmó las reuniones quincenales en la AFI. Por lo que Tailhade indicó que “no descarto -para nada- que haya visitas de Vidal a la AFI”. 

El Diputado por el Frente de Todos, también dejó en claro que el Procurador ante la Suprema Corte Bonaerense, Julio Conte Grand: “tiene que ir a la audiencia en la Comisión Bicameral. Si no va es causal de juicio político”, para dejar en claro que la citación del funcionario bonaerense no es optativa: “su ausencia tiene que ser un elemento más en el pedido de su juicio político”.

Otro de los Implicados, tras la ratificación de los audios de Cassasa, es Cristian Ritondo, ex Ministro de Seguridad de Vidal y actual Diputado por la Alianza conservadora, Juntos por el Cambio. La ausencia de Ritondo, quien es integrante de la Comisión, se entiende ya que el interés personal del mencionado, entra en conflicto con su responsabilidad de funcionario público. 

Las bancas de Vidal y Ritondo podrían estar en juego, de confirmarse todo el armado macrista de persecución durante la gobernación de la actual Diputada y podría, además, retrotraer el fallo de los Camaristas en el que denominaron las acciones de espionaje como el trabajó de cuentapropistas.

Rodrigo Mas
Editor de Argentina Informada

Comentar con facebooks
Artículo anteriorEl Gobierno Nacional lanzó créditos blandos para productores, bodegueros y cooperativas
Artículo siguienteEdenor y Edesur dejaron más 200.000 personas sin luz por no invertir