Con fuertes sospechas de sabotaje, se retiraron las 400 dosis de la vacuna Sputnik V, que arribaron al Municipio de Olavarría en condiciones de ser utilizadas.

Las sospechas de intencionalidad en el Municipio que maneja el conservador Martín Galli, se basan en el corte de electricidad de la cámara que monitoreaba el Freezer que mantenía las vacunas a -18°C. El titular de la novena región sanitaria, Ramiro Borzi, comunicó que “se cortó la transmisión de la cámara que enfoca el freezer a las 2:50 de la madrugada y no volvió a tener conexión» en el Hospital de Oncología donde se encontraban almacenadas las vacunas. Por otro lado, explicó las sospechas que el organismo mantiene respecto a “movimientos extraños ya que no hubo reporte del personal de seguridad». Por lo que «nos dimos cuenta que se suceden una serie de hechos irregulares graves»

El Ministerio de Salud que comanda Daniel Gollán informó que se llevará a cabo una nueva agenda de vacunación en el Municipio tras los hechos que provocaron «un desvío en la cadena de frío en las vacunas de Olavarría». El Ministro confirmó que «la única cámara de seguridad que cortó la transmisión. El resto de las cámaras funcionaron bien», por lo que no descartan el dolo en la acción sucedida.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorEn 11 de los 12 meses del 2020, la inflación fue menor a la del 2019
Artículo siguienteEE. UU.:La última elección que faltaba