La vacuna que se encuentra en estudio clínico de Fase III y que será producida en la Argentina para todo el continente americano, reanudó su ensayo tras haberse detectado un evento adverso severo en un paciente, tras haberse determinado la seguridad del medicamento en estudio, la autoridad reguladora británica, Medicine Health Regulatory Authority (MHRA) permitió la continuidad del mismo. Dado la confidencialidad del evento que involucra a un ser humano, no se han proporcionado los detalles de cuál enfermedad determinó el freno al estudio, pero la progresión del ensayo AZD1222 puede seguirse en Clinicaltrials.gov al igual que cualquier ensayo clínico multicéntrico.

Por el lado de la farmacéutica se informó que se mantienen los estándares de seguridad y que la reanudación del protocolo de investigación se retomará cuando cada autoridad local lo considere conveniente. El pasado miércoles AZ había determinado el freno voluntario ante la reacción adversa inesperada. El CEO de la empresa, Pascal Soriot, explicó el alcance de la suspensión como “algo muy común” dentro del mundo de los ensayos clínicos y que la diferencia radicaba en que, en este caso, los ojos del mundo, están puestos en este ensayo, que es el que más avanzado se encuentra de acuerdo a la valoración de la OMS. Soriot también explicó el alcance ético de la medida tomada: “es una acción rutinaria que debe suceder siempre que se encuentre una enfermedad potencialmente inexplicable en algún ensayo, para mantener la integridad de estos.”

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorMartinengo y el discreto encanto de aparentar
Artículo siguienteLa Columna destituyente que le escribieron a Macri