Ramona, la mujer que predijo el futuro
Ramona era pobre. Ramona era pobre y diabética. Ramona era pobre, diabética y con una hija enferma. Ramona era pobre, diabética, con una hija enferma y era luchadora. Ramona era pobre, diabética, con una hija enferma, luchadora y hoy ya no está.

Ramona, la mujer que predijo el futuro

Ramona era pobre. Ramona era pobre y diabética. Ramona era pobre, diabética y con una hija enferma. Ramona era pobre, diabética, con una hija enferma y era luchadora. Ramona era pobre, diabética, con una hija enferma, luchadora y hoy ya no está.

Ramona Medina falleció hoy víctima del Coronavirus. Ramona estaba internada, al igual que sus dos hijas, también contagiadas con COVID-19. Ramona había saltado a la notoriedad cuando, quince días atrás, había denunciado la falta de agua en la Villa 31 de Retiro. Ramona lo advirtió cuando los contagios -en el barrio- eran ya una docena y las víctimas fatales, aún no se habían registrado. Ramona estaba desesperada por la situación del barrio y la suya propia: su hija tiene Síndrome de West-Aicardi, lo que genera una discapacidad que no le permite valerse por sí misma. Ramona era diabética insulino dependiente. Ramona se transformó en una difusora de la desesperación del barrio. Ramona grabó una decena de videos que se transformaron en virales antes del viernes 14 de mayo que fuera internada, intubada y diagnosticada con COVID-19. Ramona vivía con su pareja, sus hijas, sus cuñados cuñada, una sobrina (también diabética) y un sobrino con problemas cardíacos. Ramona era gestora de trámites en el Barrio para gente discapacitada. Ramona también dirigía el área de salud de en la Casa de las Mujeres y las Disidencias del Barrio. Ramona era una comunicadora y referente de la Agrupación barrial La Poderosa. Ramona no paraba. Ramona no podía parar. A Ramona la pararon. A Ramona la paró la indiferencia del Gobierno de la Ciudad de Buenos que no protege a los más vulnerables. A Ramona la pararon las mentiras del Jefe y Vicejefe de Gobierno capitalinos, respecto a las soluciones puntuales para el barrio ante la pandemia.

Nombrar a Ramona, tantas veces, es una urgencia. Nombrar a Ramona es una necesidad. Nombrar y pedir #JusticiaParaRamona es un imperativo moral. 

Tal vez así, nombrando a Ramona tantas veces, se haga algo y dejemos de tener que escribir sobre Las Ramonas que nos advirtieron lo que iba a pasar.    

Rodrigo Mas

Comentar con facebooks
Artículo anteriorAldo
Artículo siguienteCarta Abierta de la Organización Barrial La Garganta Poderosa