El Juez Federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, procesó a Gustavo Arribas, Silvia Majdalani y a nueve ex integrantes de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) por el delito de acciones de inteligencia prohibidas y abuso de autoridad. De acuerdo a Ramos Padilla, “existía una directiva de carácter general” para “realizar inteligencia ilegal emanada de la máxima autoridad del organismo”. Este procesamiento es un desprendimiento de la causa original y abarca las bases para realizar espionaje político en AMBA, durante los dos primeros años del macrismo. El fallo del auto de procesamiento, contiene 979 páginas e incluye embargos por hasta 20 millones de pesos a los procesados.
Las acciones ilegales que habrían realizado los macristas, tuvieron como objetivo principal a dirigentes políticos y gremiales, pero también incluyó religiosos, dirigentes sociales, comunitarios y hasta se confirmó el espionaje en comedores sociales. De acuerdo a la prueba recabada por el Juez Federal, hubo “órdenes concretas para investigar ilegalmente a las agrupaciones, movimientos y actividades contrarias a los intereses políticos o electorales de la entonces gestión de Gobierno, que fijaba los parámetros específicos de producción de información que era de interés recopilar”.
Junto con la cúpula de la AFI Macrista fueron procesados Daniel Salcedo, Vicente Antonio Melito y junto a los jefes de las bases AMBA (creadas especialmente para espiar): Pedro García, Alicia Nocquet, Andrés Maisano, Gustavo Carreiras, José Luis Fiorentino, Roberto Hugo Bianchi y Nicolás Iuspa Benítenez.
El círculo se cierra sobre Mauricio Macri y ya incluye a uno de sus íntimos amigos (Arribas) y su lugarteniente en temas de inteligencia, Majdalani. Fue la propia Majdalani que, a través de su entorno, envió “a propios”, un mensaje no muy críptico: “Si caigo yo…”.
La suerte parece echada para estos dos personajes, pero ninguno de los dos estaría en condiciones (o voluntad) de inmolarse por su jefe. De la misma manera que el espionaje no terminaba en Martinengo o Nieto o en Dálessio y Stornelli, acá podremos observar en directo, el precio de la lealtad entre pares.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorEl Femicida Tablado volvió a prisión
Artículo siguienteEl verdadero museo del horror vivido