“Cuando supe lo que había pasado reaccioné y perdí un Ministro, he leído que han hecho una denuncia, pero terminemos con la payasada: yo les pido a los jueces y fiscales que hagan lo que tengan que deben. No hay ningún tipo penal en la Argentina que diga “Será Castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila” esa es la frase con la que el Presidente Alberto Fernández dio por concluido el “affair” de la vacunación privilegiada de funcionarios y amigos. La afirmación la hizo desde su gira en la Ciudad de México donde llevaba adelante una conferencia de prensa junto al mandatario mexicano, Manuel López Obrador.

Para reforzar el punto al que se refirió sobre los vacunados (unas 70 personas entre funcionarios y familiares, en su mayoría personal estratégico para el funcionamiento del Estado y su representación en el exterior) Fernández solicitó “les pido que sean estrictos en la lectura de esas listas: vacunar al Ministro de Economía es algo absolutamente razonable” ejemplificando con Martín Guzmán que emprende una gira para reestructurar la deuda que dejó la administración macrista y que pone en jaque el crecimiento argentino. 

En un gesto no común, el Presidente Fernández, dio ejemplos de lo que podría investigar el fiscal Marijuan (quien impulsó una irrisoria denuncia, con falta de tipificación penal y con gruesos errores conceptuales en la justificación de la misma) y la prensa hegemónica: “Ya dimos respuesta, sí quieren trabajar, tienen un montón de delitos para investigar. Pueden investigar el negocio de los peajes de Macri, pueden investigar el terrible y lamentable endeudamiento que la Argentina vivió que no fue otra cosa que un negocio para los amigos del poder-, pueden investigar el vaciamiento del Congreso, puede investigar el negocio de los Parques Eólicos, pueden investigar la responsabilidad de un ministro que mandó un submarino para que mueran 44 personas. Miren todo lo que tienen para investigar y no investigan”.

Fastidiado por la doble moral de la oposición y los medios hegemónicos al pronunciarse sobre lo sucedido con los 70 vacunados, Fernández les recordó a los presentes “Cuando el ARA San Juan se hundió en el Sur, nadie le pidió la renuncia a nadie. Cuando ocurrió el desfalco de la deuda externa nadie le pidió la renuncia a nadie”, pero no se quedó con esos dos ejemplos y agregó un tercero que involucra a quien, en estos pasados días, se erigió con indignación ante lo sucedido: “ Cuando la entonces titular de la Oficina Anticorrupción dijo que no iba a investigar al gobierno, nadie le pidió la enuncia” en clara Alusión a la cambiemita Laura Alonso y para cerrar concluyó “cuando ocurrió el escándalo de los peajes, tampoco. Por una vez tengamos honestidad Intelectual”.

“Terminemos con estas payasadas, les pido a los jueces que hagan lo que deben” fue la frase que eligió Fernández para graficar la acción selectiva de los integrantes del Poder Judicial respecto a impulsar o no investigaciones dependiendo la filiación política del denunciado. 

  Los dichos de Fernández fueron festejados por la dirigencia local y por la militancia partidaria que quedó simbolizada en la frase hallada en las redes: “En México a Alberto le pusieron Salsa Tabasco. Me gusta”.

Redacción

Comentar con facebooks