Desde hace días, desde el oficialismo se reconoce la necesidad del reemplazo del Procurador Interino, Eduardo Casal, por las reiteradas e inexplicables demoras en enviar los informes requeridos por la comisión bicameral que realiza el seguimiento del Ministerio Público, aduciendo falta de personal por la pandemia. Sin embargo, no tuvo problema alguno en amedrentar a la Fiscala, Gabriela Boquín, a altas horas de la noche, con llamados improcedentes e iniciarle un sumario administrativo, cuya notificación se realizó a las tres de la mañana, basado en razones tan poco probables como creíbles. 

Desde muchos sectores intentaron visibilizar lo que los medios hegemónicos han intentado callar durante mucho tiempo: La Fiscala Boquín impidió, realizando sus funciones, la concreción de negociados de las empresas directamente ligadas a Mauricio Macri y su familia. 

La agrupación de juristas Justicia Legítima, señaló “el tinte persecutorio” desarrollado por Casal y consideró que dicha notificación “en horas de la madrugada, constituye una práctica inquisitoria, oscura, impropia de las instituciones de la Democracia, y una expresión clara de violencia de género”.

Hace dos semanas el Senador Martín Doñate confirmaba que se recibiría a las organizaciones que promueven el Juicio Político a Casal, pero el tenor de los actos realizados por el Procurador Interino, acelerarán las actuaciones.

Casal, asumió como Procurador luego que el Macrismo lograra la renuncia de la Procuradora Alejandra Gils Carbó, tras meses de persecución y acoso (que involucró amenazas directas sobre su familia) y, ante la falta de acuerdo, logró nombrar en forma interina a Casal. La falta de representatividad de Casal, hacía creer que presentaría su renuncia ante el cambio de gobierno, pero al no suceder esto y la reticencia de la oposición de prestar acuerdo para la designación de Daniel Rafecas en esa posición, logró que Casal permanezca, mucho más de lo esperado. Con el cambio de liderazgo en la oposición hacia el extremismo que representa Patricia Bullrich y el ala macrista del PRO, Casal juega las últimas fichas a todo o nada.

Los mensajes de apoyo a la Fiscala no se hicieron esperar: desde la Directora de Asuntos Jurícos del Senado, Graciana Peñafort hasta las periodistas especializadas en temas jurídicos Cyntia García y Vanessa Petrillo y Luciana Bertoia, expresaron la condena a los actos de Casal. Desde Justicia Legítima también exigieron “el cese de esas prácticas persecutorias, reclamamos del Congreso Nacional que de curso a los procedimientos que resulten necesarios para posibilitar que, con la mayor celeridad posible, el cargo que hoy detenta el señor Casal sea ocupado por un/a Procurador/a con la legitimidad que esa función exige”.

Rodrigo Mas
Foto Portada: Ministerio Publico Fiscal

Comentar con facebooks
Artículo anteriorInfierno macrista semana del 25 al 31 de Julio
Artículo siguienteDiscurso del odio conservador