La denuncia realizada por el ex Senador Federico Pinedo y el Diputado Mario Negri, por los Contratos de Dólar Futuro celebrados durante el último gobierno de Cristina Fernández, con un supuesto perjuicio para el Estado de 55000 millones de pesos, fue tomada por el Juez Bonadío y elevada a juicio cuando, éste, no estaba en capacidad de dictar ningún fallo: la afasia que presentaba por su cáncer cerebral, le impedía discernir con claridad entre “que es y que no es”, de la misma manera que, la ceguera de un ojo provocada por el avance de la metástasis (pese a la resección del tumor practicada seis meses antes) impedía la estereovisión común de la especie humana y hace ver las cosas de manera diferente. Lo actuado por Bonadío no respondía solo al encono manifiesto contra la actual Vicepresidenta, pero sí al odio que lo consumía (por no llegar en vida a verla tras las rejas) lo hizo firmar su mayor papelón jurídico: enjuiciar a un grupo de ex funcionarios, entre ellos la ya nombrada dos veces Presidenta de la Nación, al ex Ministro de Economía y actual Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, al ex Presidente del Banco Central Alejandro Vanoli y a todo el Directorio del Banco Central.

El trabajo realizado por los Perito de la Corte Suprema de Justicia en 2020, que respondió cada una de las ochenta y una preguntas del Tribunal Oral, determinó que no solo no hubo perjuicio alguno para el Estado (descartando la teoría de Pinedo y Negri, que motivo la denuncia) sino que, por unanimidad, determinaron que el Instrumento económico utilizado (los contratos de dólar futuro) evitaron una corrida cambiaria y preservaron las reservas del país. En buen criollo, no solo no se perdió dinero: se ganó. 

No se puede decir lo mismo de los funcionarios macristas que compraron contratos de dólar futuro y pactaron el precio que lo pagarían con la mega devaluación realizada por el gobierno macrista a quince días después de haber asumido. Mario Quintana, dueño de Farmacity y amigo personal de Mauricio Macri, compró 11 millones de dólares en contratos de dólar futuro, Nicolás Caputo, amigo del alma de Macri y padrino de bodas del ex presidente, compró 3560 millones de dólares futuros a través de Caputo S.A., el Jefe de Asesores de Mauricio Macri e integrante de la Mesa Judicial Macrista, José Torello, compró 800.000 dólares en contratos, Gustavo Lopeteguy, Vicejefe de Gabinete de Macri, 310.000 dólares de la misma manera, y Finalmente SocMa (Sociedad Macri) a través de su subsidiaria, Chery SOCMA, compró 8 millones del instrumento financiero. Es decir que los funcionarios de Mauricio Macri y él mismo (por ser dueño de Chery) se beneficiaron con pactar el valor del dólar futuro, comprar los contratos y luego pasar por caja a cobrar la magra suma del 40% de ganancia, tras la devaluación generada por el gobierno de Cambiemos. Ninguno de estos ex funcionarios fueron denunciados, ni siquiera citados por Bonadío pese a ser los beneficiados del mismo instrumento económico que aplicó el macrismo, pero sí con consecuencias catastróficas para el erario público.

Recordemos que el cálculo del supuesto perjuicio, fue realizado por Lucas Llach y Federico Sturzenneger, los mismos que erraron la pauta de inflación para 2018 en 37 puntos. El famoso 10% +/- 2% que tuvo que ser modificado en un 50% a las 24hs, cuando ya el Congreso había aprobado el Presupuesto para el año. La pauta corregida era 15%, la inflación oficial de ese año fue 47%.

“¿Para que vamos a un Juicio Oral ahora? Se preguntaba el gobernador Kicillof en los alegatos del día de hoy. La respuesta estaba en su propio discurso “Inventaron una denuncia, hicieron mil tapas en los diarios porteños, pero el delito nunca existió”. De eso se trató este “mamarracho jurídico”, como lo denominó el gobernador bonaerense, crear la idea de un delito por unos para poder ocultar, detrás de una condena mediática, el verdadero delito que estaba pasando: el endeudamiento serial con complicidad judicial.

El alegato de la vicepresidenta es por más descriptivo para comentarlo o hacer exégesis del mismo. Invitamos a nuestros lectores que no hayan tenido la posibilidad de escucharlo, lo hagan intentando despojarse de todos los condicionamientos. el relato puntilloso y descriptivo nos excede de mayores apreciaciones.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa lista de vacunados VIP de Mendoza
Artículo siguienteLas torturas en Malvinas van a indagatoria