A través de las redes sociales se viene llevando a cabo una junta de firmas para lograr que el pasaje ubicado en el barrio de Boedo conocido como Bathurst lleve el nombre de una vecina del barrio militante y estudiante de medicina, Patricia Julia Roisinblit, quien fue detenida y posteriormente desaparecida el 6 de octubre de 1978.

El pedido que circula en las redes busca sumar adhesiones para poder equiparar la falta de recuerdo de aquellas mujeres luchadoras por los derechos humanos en el país. Sólo existe una calle en la Ciudad de Buenos Aires que recuerde su lucha: el Boulevard Azucena Villaflor en Puerto Madero, en honor a la fundadora de Madres de Plaza de Mayo, también asesinada por la dictadura cívico militar. Como detalle, se remarca en el pedido que sólo el 3% de las calles de la Ciudad lleva el nombre de mujeres mientras más del 60% de las calles tienen nombres de hombres, quedando el resto para batallas, ciudades, países y demás homenajes. También recuerdan que en el barrio de Boedo ninguna calle lleva un nombre que homenajee la lucha por los derechos humanos ni a las mujeres.

Por eso los firmantes “habitantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, apoyamos el proyecto de ley a presentar ante la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para la modificación del nombre del pasaje “Bathurst” por el de “Patricia Roisinblit” para que las mujeres tengamos nuestro merecido lugar en las calles de la Ciudad y para que el barrio de Boedo, además de tener historia, sea un barrio con memoria”.

Patricia fue secuestrada junto a su compañero, José Manuel Pérez Rojo. Su hija Mariana, de 15 meses, fue entregada a familiares por la misma patota que los secuestró. Patricia se encontraba embarazada al momento del secuestro. Ella dio a luz a su hijo Guillermo en la Escuela de Mecánica de la Armada. Guillermo es uno de los nietos recuperados, por la acción constante de Abuelas y Organismos de Derechos Humanos que vienen llevando la tarea de recuperar la memoria, poner luz sobre la verdad y poder llevar a la justicia a los responsables del Terrorismo de Estado.

Para sumar adhesiones, los habitantes de CABA pueden firmar en

Redacción

Comentar con facebooks