La imputación al Rabino Marcelo Daniel Krawiec fue realizada por el Juzgado en lo Criminal y Correccional 18, a cargo de Pablo Ormaechea, tras la denuncia realizada en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia de Género contra las Mujeres (UFEM), que auxilia a la justicia en casos de abuso de menores, por un joven que -al momento de los hechos- era menor de edad y también fue presentado otro caso similar, lo que alertó a la justicia que dio aviso a las organizaciones comunitarias sobre el presunto predador, tanto en la Argentina como en Estados Unidos e Israel. 

Por “la relación asimétrica de poder” (la figura de jefe comunitario que significa el Rabino), Krawiec utilizó esa ventaja en la que “creó un estrecho vínculo afectivo hasta lograr obtener su total confianza”, según declaraciones de la Fiscal Silvana Russi. El pedido de captura internacional se solicitó al tras el rápido retorno a Israel, que hiciera Krawiec al conocer su situación judicial.

Krawiec, de acuerdo a publicaciones en las redes sociales, estaría a cargo de la formación religiosa de jóvenes en Jerusalem.

Redacción

Comentar con facebooks