El portal periodístico El Destape logró la prueba definitiva de la existencia del lawfare: la lista de acceso a la Quinta de Olivos. Esta es la prueba que expone que el ex mandatario conservador, Mauricio Macri, se reunió con jueces, fiscales, espías, periodistas y empresarios de medios para perseguir a opositores. Allí están los nombres, roles y lugares que jugaron cada uno de ellos. En palabras del Director del Portal, Roberto Navarro, “describe cómo la Quinta de Olivos funcionó como base de operaciones de una cofradía que tomó a la democracia de rehén”.

La investigación periodística es un arte, requiere paciencia, documentación, fuentes y memoria, mucha memoria para poder unir los puntos que revelan la trama de la historia que se investiga. El trabajo realizado por Ari Lijalad, Franco Mizrahi y el mismo Roberto Navarro es taxativo: cada visita corresponde a un hecho puntual en la saga del lawfare en la Argentina. No son asociaciones circunstanciales. Cada visita, tiene un correlato en la política, en la justicia y en los medios.  

Desde la sanción de la legislación de acceso a la información pública, la ley 27.275, el acceso a los datos públicos que revisten interés general, no ha sido fácil. Durante el macrismo fue, literalmente, imposible acceder a ningún registro público. Los pedidos a los diferentes organismos, especialmente, la Oficina Anticorrupción manejada por Laura Alonso, fue inexpugnable en lo que se refiere al habilitar los medios para obtener información oficial. 

Investigar el Lawfare en la Argentina siempre ha sido complicado, no imposible pero complicado. Los datos obtenidos surgieron más de los errores que del verdadero acceso a la información. Las reuniones de D´Alessio con Stornelli, Las fotos de Rosenkrantz con Rodriguez Simón y otros casos fueron producto de sobres no entregados, pases de facturas, impericia y mucha impunidad. De esa impunidad, la de dejar los datos personales en la Casa Militar que custodia la Quinta Presidencial al momento de anunciarse y al retirarse, pudo reproducirse, en manos de Lijalad, Mizrahi y Navarro que accedieron a la información, este mapa de la persecución que llevó a Cristina Fernández, Julio De Vido, Amado Boudou, entre otros, a transitar los tribunales y muchos de ellos a pasar años en la cárcel por causas inventadas. 

La presencia de Jueces como Borinsky y Hornos  o de Fiscales de Casación como Pleé en la Quinta presidencial en numerosas ocasiones (cuando nada debían hacer en la residencia presidencial) “revela el nivel de impunidad que creían tener mientras diagramaban la persecución judicial que Macri ordenaba” dicen Lijalad, Mizrahi y Navarro en la serie de seis notas publicadas en el portal.

EL trabajo de desenmarañar y cruzar la documentación oficial por un pedido de información pública reveló como las “reuniones con dueños de medios y directores de estos con toda la plana de juntos por el Cambio en medio de campañas electorales” y unas más que “sospechosas reuniones finales con miembros de la AFIP” y directivos de La Nación, que explicaría muchas de los cambios que ha mostrado “la tribuna de doctrina” en los últimos meses. 

Habitualmente el periodismo suele tener bastante egoísmo a la hora de resaltar una investigación realizada por otro medio que no sea el propio. Desde Argentina Informada creemos que la única manera de saltar el cerco informativo que proponen los medios hegemónicos es la colaboración y la solidaridad entre medios. La potencia y seriedad del trabajo realizado por el tándem Lijalad/Mizrahi/Navarro, permite abrir un horizonte en lo que respecta a información de calidad. Cuanta más información tengamos, mejor podremos llegar a la audiencia. No importa quien llegue primero, no importa quien lo diga más fuerte, lo esencial es llegar a la verdad. Ellos probaron que el lawfare existe. Ahora todos debemos informar para que se difunda y se llegue a todos los estamentos que deben velar para que -esta práctica persecutoria- deje de existir.

Las seis notas hasta ahora publicadas están en cada link resaltado. Les recomendamos su lectura, análisis y difusión. 

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorA 39 años del Conflicto del Atlántico Sur
Artículo siguienteRepercusiones de Operación Olivos: Piden que se Investigue en el Congreso y la Magistratura