Tras una férrea campaña realizada por familiares de personas que necesitan abastecerse del medicamento en forma continua y no tener que recurrir a la ilegal, el Poder Ejecutivo dictó el decreto 833 que reglamenta el uso del Cannabis medicinal de acuerdo a la ley vigente.

En esta nueva reglamentación se amplía el uso, se autoriza la producción pública y privada de aceite y derivados, se promueve el autocultivo y se garantiza la provisión estatal para pacientes. El nuevo texto deroga el decreto 738/17.

Con la nueva reglamentación de la Ley Nacional de Investigación Médica de la Planta de Cannabis y sus derivados se podrá impulsar la investigación sobre nuevos usos terapéuticos de la misma. También asegura que se pueda acceder a terapias de forma segura, informada y con trazabilidad del producto.

También se garantiza la posibilidad del autocultivo y el cultivo solidario. Lo que evita la ilegalidad o de que se criminalice la tenencia de plantas para dicho uso. Para esto se deberá ingresar al Registro del Programa de Cannabis para registrarse como paciente (para el autocultivo), familiar, amigos u organizaciones sociales (cultivo solidario).

También se proveerá en forma gratuita de los derivados de la planta a aquellos pacientes que están enrolados en la cobertura pública de salud. Aquellos que poseen obras sociales o prepagas, la cobertura deberá ser brindada por estas. De esta manera se avanza en el derecho a la salud y a la no criminalización de paciente y familiares por el uso de la planta. Pero también se asegura la trazabilidad de los productos entregados, bajo la tutela de un estado regulando la producción y la distribución para fines medicinales.

Comentar con facebooks
Artículo anteriorAlberto Fernández dio negativo para COVID-19
Artículo siguienteCuando lean Mesa de Encuentro de la Defensa y la Seguridad significa Golpismo