A esta altura del partido todos sabemos que Mauricio Macri no escribe en sus redes sociales. La complejidad (mínima) de sus argumentos en las redes, es muy superior a lo que él acostumbra a hilvanar como ideas en público, pero esta vez, Hernani Iglesias, Lombardi, Nieto o el hijo del viejo León, se les fue la mano: en un mismo hilo de Twitter poner “amedrentar”, “hastío”, “intimidador”, “reacción proporcional”, “biopsia” y “alienación” en boca del dirigente conservador es desproporcionado. No solo porque no sabe lo que significan los vocablos y menos la idea de reacción proporcional, tampoco puede decir estas palabras de corrido sin tropezarse unas cuarenta y seis veces con las mismas. 

El hilo de Twitter titulado “todos somos NIK” que puede ser catalogado como una de las mejores obras de humor digital del año comienza con un “No salgo de mi asombro.” y prosigue “El ministro de seguridad Aníbal Fernández amenazó a Nik por criticar desde un tuit la entrega de heladeras, garrafas y viajes de egresados con fines electorales”. Ok, el tipo que metió preso a un tuitero durante seis meses y acaba de confirmarse que no fue delito, habla de amenazas. Si no fuera real, sería casi lisérgico para quien accede a la cuenta del ex mandatario.

Lo que hicieron estos muchachos con la cuenta de Macri los lleva a poner en su boca, la del tipo que atacó a Sergio Burstein por televisión, tienen el tupe de argumentar “En respuesta a ese tuit, el ministro Fernández identificó públicamente la escuela a la que asisten las hijas de Nik, buscando no solo amedrentar al autor y a su (SIC) hijas, sino al mismo tiempo a cualquier otro ciudadano que se atreva a criticar al gobierno”, el vago intento de colocar un error de tipeo no hace que parezca escrito por Macri, pero si su perversidad al intentar tergiversar la realidad como cuando intentó ningunear a Burstein, negándole representación sobre las víctimas de la AMIA .

La prosa que tiene cierto “tufillo” a los argumentos filonazis que nos acostumbra Hernán Lombardi, fluye: “Pero esta vez el miedo no triunfó. Ciudadanos y organizaciones repudiaron de inmediato al ministro. Estamos cansados de las agresiones y la soberbia. Ya le dijimos “basta”, ya no le tenemos miedo, somos millones los que sentimos este hastío”. Les juro que intenté imaginarme a Macri diciendo hastío y no puedo evitar la risa fácil.

En el siguiente tweet la cosa se pone un poco más picante, por lo que el Hijo del viejo León, puede haber sido de la partida autoral: “La cultura del poder intimidador que representan el ministro Aníbal Fernández, el gobierno nacional y el kirchnerismo, ha perdido su poder, está terminada”. El concepto de cultura, sumado a la dicción de “poder intimidador” en boca de Macri, no solo es un fuerte ejercicio de ciencia ficción, sino de intento de contener la carcajada.

Como diría el humorista Sebastián Fernández, Rinconet, Macri es como el pastel de papas: nunca decepciona, nos deja esta perlita: “Esperamos que la Justicia actúe. Tenemos que confiar en que algo nos ampara ante un gobierno que busca atemorizar a opositores y a personas que simplemente se expresan en libertad”. Como se pudo leer desde la misma red social: “Macri tuitea, impune, desde otro país eludiendo indagatoria y sobreactuando indignación”. El faltazo a la justicia creo que lo inhabilita a expresarse sobre algo que ni siquiera ha sido considerado delito, mientras que “la paja en el ojo propio”, tuvo que ser reprogramada por su ausencia injustificada.

 Como el nivel de caradurismo del dirigente de la derecha vernácula no conoce de límites, insiste: “Mientras escribo esto, Fernández acaba de declarar a la prensa que “Nik vive agraviándonos”, tratando de justificar el horrible contenido de su tuit como una reacción proporcional. Es tan insensato que un ministro se compare con un ciudadano que es difícil encontrar explicación”. Todo esto dicho por la persona que invocó que “si me vuelvo loco, les puedo hacer mucho daño”, deja fuera de proporción a cualquier comparación que pudiera surgir en el futuro.

En los párrafos finales parece ser la pluma de Hernani Iglesias la que escribe “En todo caso, esa breve frase de Fernández funciona como una biopsia que demuestra la completa alienación en la que se encuentra el gobierno. El final de esta época oscura está cerca”. La única etapa oscura de la Argentina los encontró a los Macri como socios de la Dictadura cívico militar y su gobierno, que pese a ser elegido democráticamente, se ocupó de perseguir, encarcelar, torturar y hasta matar por la espalda,  parece ser la única de oscuridad de los años recientes.

Para cerrar, creo que aquí se encuentra el único Macri presente en el posteo, el que envía saludos “Un abrazo a Nik y a su familia”, porque el resto es demasiado elevado para su persona.

No todos somos Nik, la mayoría de los argentinos somos trabajadores, que con esfuerzo buscan superar los obstáculos de la vida sin atajos o plagios. Entendemos que Macri se solidarice con alguien con las cualidades delictuales similares a las suyas, pero no nos haga partícipe de un apoyo de alguien que le ha hecho mucho daño a la historieta argentina robando material a los grandes de la tinta china: Fontanarrosa, Caloi, Quino, por nombrar a los más importantes que han sido víctimas del latrocinio de este violento impresentable.

Rodrigo Mas
Editor de Argentina Informada

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLas disculpas que no eran necesarias
Artículo siguienteOtro papelón de la Academia Nacional de Periodismo