La campaña electoral de medio termino fue considerada como una campaña desangelada, en la que el oficialismo se remitió a explicar lo sucedido durante la pandemia y no mucho más y la oposición de culpar al oficialismo de la pandemia y de los males que generó la misas oposición mientras fue gobierno. La única novedad que se pudo divisar fue la aparición de un emergente que antes se encontraba escondido por ser vergonzante: así como el menemismo legó al país la frivolidad y esos placeres culposos resumidos en la frase “pizza con champagne”, el macrismo dejó la exteriorización de las pulsiones más básicas y viles. De esta manera, aquellos que hasta el momento consideraban que la dictadura cívico militar no les pareció tan desagradable (pero por temor a la condena social lo ocultaban), con el macrismo se vieron reivindicados en poder exteriorizar su fascismo bajo la supuesta posibilidad de expresar “su punto de vista” y en esta campaña no dudaron en mostrar sus planes para el futuro; reducción de derechos laborales, represión de la protesta social, retroceso en el reconocimiento de derechos (aborto, identidad de género, disidencias) y un largo numero de etcéteras. 

Las mentiras planteadas bajo esa falsa consigna titulada #Basta, intentó tapar las confesiones de Mauricio Macri sobre el uso indebido del préstamo del FMI, para poder garantizar su reelección, usando el crimen resuelto (con el victimario y cómplice a disposición de la justicia) como pantalla. Intercambiados en distrito, Vidal y Santilli hablaron como si recién llegaran a la política y ambos son responsables de la decadencia de CABA y, en especial Vidal, del estado catastrófico con el que el gobernador Kicillof halló la provincia al asumir en diciembre de 2019.

El domingo se decide que rumbo quiere llevar la Argentina, el del progreso que nos devuelva a la senda que abandonamos en 2015, cuando la inflación pese a las corridas cambiarias y golpes económicos rondaba el 20% y la desocupación se ubicaba en el 6% y la indigencia en el 1% o volver al país de Macri con 54% de inflación, devaluación del 400% de la moneda, tarifazos del 3000%, persecución ideológica, encarcelamientos con causas armadas y muertes como la de Rafael Nahuel por la espalda.

No hay dudas que el gobierno nacional cometió errores, muchos no forzados por la pandemia, pero tampoco dudo al hacerse cargo de los mismos y corregirlos. Funcionarios (e incluso un legislador) que no estuvieron a la altura de las circunstancias históricas, fueron removidos sin que temblara el pulso. Del otro lado continúan sosteniendo a violentos misóginos, generadores de violencia que propiciaron un contagio generalizado de COVID-19 en Formosa con las “Marchas del Odio”, que llevaron de 1 a 1000 los muertos, en poco menos de tres meses. 

Argentina Informada abraza el compromiso de informar expresando -siempre- desde dónde se para al momento de llevar al público aquello que sucede. Porque se puede informar con compromiso social. Es por esto que Argentina Informada y sus integrantes expresan su apoyo a las listas del Frente de Todos en cada provincia del país para estas elecciones generales, esperando que la sociedad acompañe con su voto, la gestión de Alberto Fernández y Cristina Fernández. 

Entendemos que no podemos volver a un país para pocos en detrimento de las grandes mayorías. Esperemos un domingo en paz, con una fiesta de la democracia que nos permita dirigirnos al destino de grandeza que todos debemos forjar.

Rodrigo Mas
Editor de Argentina Informada

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa nueva vieja CGT
Artículo siguienteEl represor oculto en el placard