Tras dos reuniones con los principales jugadores de la industria alimenticia local, nucleados en la poderosa Copal, el nuevo Secretario de Comercio Interior Roberto Feletti, aseguró en diálogo con El Destape Radio que “Dijimos con el empresariado de parar la pelota y de tratar de no seguir en un escenario en el cual se ha deteriorando el salario a costa del consumo alimenticio”

En los encuentros, que según describieron los hombre de negocios participantes se desarrolló en buenos términos y con tono mesurado, el funcionario pidió “a las principales empresas de consumo masivo y supermercados congelar los precios que 1.247 productos de consumo masivo tenían al 1 de octubre pasado -que incluyen los del programa Precios Cuidados- hasta próximo el 7 de enero de 2022.

La solicitud, que, según los empresarios sería de carácter transitorio, buscaría establecer futuros mecanismos consensuados para convalidar aumentos de precios, que despejen los incipientes temores sobre eventuales sucesos que puedan poner en riesgo la paz social por la que, a pesar de la compleja situación socioeconómica y el aumento de la pobreza e indigencia, transita afortunadamente la República Argentina.

Es que a lo largo de nuestra historia, otras experiencias de similares características terminaron a largo plazo naufragando en poderosos fogonazos inflacionarios que minaron aún más la capacidad de compra de los salarios. Sin embargo, la alarmante situación económica por la que atraviesan especialmente jubilados, pensionados, trabajadores informales y desocupados, requiere de medidas excepcionales y de impacto rápido y concreto. “Vimos – puntualizó Feletti – a partir de un indicador sencillo como es la canasta básica alimentaria, que la misma representaba -en diciembre de 2019- el 9% del salario promedio del trabajador registrado en actividad, mientras que en agosto de este estaba en 11%”, por lo cual (pese a la reapertura de las paritarias) los trabajadores no pudieron “recomponer su salario real respecto de la canasta básica alimentaria”.

A pesar que en el marco del debate que se registra respecto a las causas que detonan la inflación y muchos economistas lo niegan, la incidencia del carácter monopólico de la industria alimenticia local y sus evidentes abusos de posición dominante a la hora de fijar precios, así como también se soslaya que el principal destino de la emisión de pesos en el país, responde a la necesidad de honrar los vencimientos de deuda en moneda local, en manos de bancos, inversores institucionales y muchas empresas de gran porte.

El ex Viceministro de Economía de Cristina Kirchner detalló que “no le estamos diciendo (a los empresarios) que pierdan, no nos metemos en los planes de negocio. Estamos diciendo que ganen por cantidad y no por precios”, al tiempo que condenó el plan económico que llevó adelante la Administración Macri entre 2016 y 2019 al postular que durante “el macrismo y la pandemia” hubo “cierto acostumbramiento a la anarquía de precios.

Feletti confirmó también que espera que durante la tarde de hoy, los empresarios que participaron de los dos encuentros, quienes por su parte aún evalúan la posibilidad de presentar una contrapropuesta, le suministren oficialmente a la Secretaría que conduce, con la firma de los apoderados de cada compañía, las listas de precios vigentes al primero de Octubre próximo pasado. “Creo – opinó el funcionario – que algunos empresarios deben ver esto como un proceso negativo pero si uno analiza las cuentas no hay pérdida de rentabilidad, y si hubiera alguna se puede compensar tranquilamente por cantidad al ser un contexto expansivo”, planteó el funcionario y agregó que, en los 90 días de la validez del acuerdo, la Secretaría “seguirá en diálogo” con el sector.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa Inflación fue de 3,5% y alcanza el 37% en lo que va del año
Artículo siguienteCerruti es la nueva portavoz del Gobierno