La “omisión maliciosa” en la presentación de la declaración jurada del dirigente conservador, Mauricio Macri, en relación de las acciones entre la empresa AGRO G, Sociedad Anónima y el Fideicomiso creado a pedido del ex mandatario al momento de asumir su único mandato como Presidente de la Nación, alertó a la Oficina Anticorrupción, quienes realizaron la denuncia correspondiente, que debía haber realizado en su momento, la ultramacrista, Laura Alonso.

Desde la oficina que lleva adelante el abogado Felix Crous, entienden que vulneró el inciso 3 del artículo 268 del Código Penal en la concerniente al «enriquecimiento ilícito de funcionarios». La pena para el delito se establece en “quince días a dos años e inhabilitación especial perpetua el que, en razón de su cargo, estuviere obligado por ley a presentar una declaración jurada patrimonial y omitiere maliciosamente hacerlo”.

El alcance de la denuncia obliga a la dependencia a informar a la Unidad de Información Financiera sobre la posibilidad real de un hecho de lavado de activos. Figura tipificada en el Código penal bajo el artículo 303.  La Oficina Anticorrupción entiende que “corresponde imputarle a Mauricio Macri la transferencia de al menos $ 5.064.938 provenientes de un ilícito penal, con los que adquirió la titularidad de 5.064.938 de acciones preferidas de la firma Agro G S.A., la que se habría concretado entre el 02 de Septiembre de 13 y el 12 de abril de 16, con la doble finalidad de otorgarle apariencia de licitud al dinero espurio invertido, y que éste genere futuros dividendos también aparentemente lícitos”, se especifica en la denuncia del ente estatal. De esta manera, el dirigente conservador habría omitido hacer visible «su real tenencia accionaria en dicha sociedad en la Declaración Jurada Patrimonial correspondiente al año 2015, presentada ante esta Oficina Anticorrupción”. Por ello “queda claro que las conductas clandestinas de Agropecuaria del Guayquiraró S.A. y maliciosas de Mauricio Macri, han tenido como finalidad última a la vez que ocultar que la adquisición de las 5.064.938 de acciones preferidas por parte de este último se consumaron con dinero espurio, el exteriorizarlas para darle apariencia lícita”.

Los $ 54.286.824 que Macri retiró (a través del fideicomiso) lo convirtieron “en el único socio de Agro G S.A. que retiró dividendos en los últimos 10 años, mientras el resto de los accionistas consentían dicha situación que ocurría tanto cuando los resultados de los ejercicios anuales arrojaban ganancias, como cuando representaban quebrantos», señala la denuncia del equipo de Felix Crous. Y agregaron que “el mencionado era un socio parcialmente oculto, en tanto sólo daba a publicidad y cumplía con las obligaciones legales respecto de una parte de su tenencia accionaria».

Esta nueva denuncia de corrupción por parte de la Administración Cambiemos, y de Macri en Particular, tendrá ramificaciones en la nombrada IUF, pero también alcanza a la ex funcionaria Alonso, quien debió estar al tanto de lo sucedido y debió obrar en consecuencia. Por lo que una nueva investigación deberá llevarse a cabo para definir la responsabilidad de Alonso y de los funcionarios cambiemitas que la acompañaron y debieron velar por la transparencia, en las acciones llevadas a cabo por el ex presidente.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer su blog aquí

Comentar con facebooks
Artículo anteriorBicentenario de la Muerte de Martín de Güemes
Artículo siguiente¡Viva Güemes!