La noche del jueves llegó con la sorpresa mejor guardada: La denuncia realizada por el Canciller del Estado Plurinacional de Bolivia, Rogelio Mayta, involucra al ex presidente Mauricio Macri como activo participante del Golpe de Estado en Bolivia en 2019, exhibiendo las pruebas de envío de armamento por parte del Estado argentino en, al menos, dos oportunidades. La nota de agradecimiento del comandante de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge González Terceros Lara, por el armamento recibido de parte de la Argentina que fue constatado por el Embajador en Bolivia, Ariel Basteiro y rubricado por la carta de disculpas por el presidente Fernández. 

El listado de armamento que consta listado en la nota de agradecimiento fechada el 15 de noviembre de 2019, del golpista boliviano, exhibida por el Canciller Mayta, fue escondida por la embajada argentina, bajo la gestión de Normando Álvarez García, exhibe material represivo que usan las fuerzas de seguridad, en ese momento a cargo de Patricia Bullrich y que llegara en un Hércules de la Fuerza Aérea Argentina, en ese momento dirigida por Oscar Aguad.

El Presidente de Bolivia, Luís Arce, repudió el apoyo de Mauricio Macri al “Golpe de Estado que vivimos en el año 2019”. Macri apoyó públicamente la dictadura de Añez y llegó a pedir que Fernández reconociera a la golpista como la gobernante legítima del Estado Plurinacional de Bolivia. 

Las armas usadas por las fuerzas golpistas, que fueron usadas en las masacres de Sacaba y Senkata, fueron desconocidas por el ex Canciller conservador Jorge Faurie, dijo que “no hubo envío de material a mi conocimiento”, pero la nota recibida por el embajador en Bolivia, Normando Álvarez García, y descubierta por Basteiro (escondida entre archivos), fecha la recepción el 15 de noviembre de 2019.  

La visita de Ivanka Trump a Jujuy, a pocos meses del golpe de Estado, con la presencia de Gerardo Morales y del propio Normando Álvarez García (que hoy es Ministro de Trabajo del gobierno de Morales) permite comprender como toda la operatoria golpista fue tramada con el conocimiento del gobierno argentino de ese momento.

El Canciller Mayta cree que las municiones llegaron cuando “Morales ya estaba cayendo” pero no descarta la posibilidad que llegaran antes. También aseveró en declaraciones al canal C5N, que el “gobierno de Ecuador y de Argentina de ese entonces, envió pertrechos” para sustentar el Golpe de Estado y que le recuerda “al Plan Cóndor”.

Desde hace un par de días, varios medios hegemónicos, colocaron la posibilidad de “un exilio europeo” del dirigente conservador. Sin mucho análisis, podría entenderse ahora que, el ex mandatario, estaba al tanto de la investigación del gobierno plurinacional y que la denuncia era inminente, por eso la rápida partida a España.

El Abogado del Presidente y la Vicepresidenta de la Nación, Gregorio Dalbón, advirtió en las redes sociales que, Macri, enfrenta delitos de “malversación pública y delitos contra la administración pública” pero explicó que en Bolivia “son delitos contra el orden constitucional”. La intromisión de Macri en asuntos internos de un país hermano, constituye delitos en ambos lados de la frontera y desatará una “catarata” de litigios en los que la Argentina seguramente deberá resarcir al Estado Boliviano por estos delitos. 

La pronta acción de Alberto Fernández, involucrará -mañana- investigaciones y denuncias en todas las fuerzas de seguridad. Sabina Frederic recibió instrucciones expresas de comenzar a auditar a la Gendarmería Nacional y Prefectura Naval. También el Ministro Agustín Rossi deberá auditar la Fuerza Aérea por el uso del Hércules de la Fuerza Aérea y el manifiesto de transporte de carga y pasajeros hacia Bolivia, en los días previos y también durante el Golpe de Estado. 

Cancillería y el Propio Fernández impulsarán la querella contra Macri y los funcionarios de su gabinete (Bullrich, Furie y Aguad) al igual que los responsables de Gendarmería, Prefectura, Fuerza Aérea y la embajada argentina en Bolivia.

(Nota en desarrollo) 

Comentar con facebooks
Artículo anteriorPor sexto mes consecutivo creció el empleo privado registrado
Artículo siguienteAhora nadie fue