Los casos de COVID 19 se multiplican en las Villas de Emergencia en la Ciudad de Buenos Aires.
La villa 31 presenta hoy 107 de los 182 casos registrados en la Ciudad manejada por Horacio Rodríguez Larreta. El aumento desmedido de los casos, puede encontrar una explicación rápida: durante más de una semana se acumularon los pedidos de reconexión del agua potable para este asentamiento. La titular de Aysa, Malena Galmarini pronunció una dura afirmación: “No dejan entrar a los camiones de AySA” para proveer a los habitantes del asentamiento.

La villa 31 presenta hoy  107 de los 182 casos registrados en la Ciudad manejada por Horacio Rodríguez Larreta. El aumento desmedido de los casos, puede encontrar una explicación rápida: durante más de una semana se acumularon los pedidos de reconexión del agua potable para este asentamiento. La titular de Aysa, Malena Galmarini pronunció una dura afirmación: “No dejan entrar a los camiones de AySA” para proveer a los habitantes del asentamiento. 

Los legisladores porteños Leandro Santoro e Itaí Hagman, visibilizaron una problemática que no es parte de la agenda de ningún noticiero de los Grandes Medios: el COVID-19 llegó a las villas, donde el hacinamiento y la falta de agua y cloacas, son el caldo de cultivo propicio para que el virus se propague. 

La organización barrial, La Garganta Poderosa, alertó desde sus redes sociales el peligro latente: “En la Villa 31 encontraron un modo de testear sin hacer hisopados: si dejas sin agua a un barrio con circulación comunitaria -en pocos días- todos serán positivos”. Estas mismas declaraciones que realizara Nacho Levy en el programa de Víctor Hugo Morales, van de la mano con lo expresado por Santoro, Hagman y Galmarini.

El crecimiento de los casos positivos registrados en esta Villa de Emergencia superó el 2000% en término de una semana: De 3 a 57 casos en cinco días y 107 al alcanzar los siete días. Se estima que el crecimiento continúe en rápido ascenso en los próximos días. 

La respuesta del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires deberá estar a la altura de las circunstancias dado que, una idéntica problemática se está gestando en los demás asentamientos capitalinos.   

Rodrigo Mas

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa jueza que encendió la mecha
Artículo siguienteTodo listo en Diputados para la primera sesión virtual