Tras un poco más de un año de diligencia procesales, el Juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, elevó a juicio la causa por el asesinato de Fernando Báez Sosa, por la que los ocho rugbiers de Campana deberán responder por lo sucedido en la madrugada del 18 de enero de 2020.

Máximo Thomsen, los hermanos Ciro, Luciano y Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz serán sometidos a juicio oral por el delito de Homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas. El Juez también entendió que Alejo Milanesi, es partícipe necesario del delito por lo cuál será juzgado junto a sus amigos que se encuentran detenidos (tras interferir con el proceso) en la Alcaldía de Melchor Romero en la ciudad de La Plata.

El abogado querellante, Fernando Burlando, se mostró conforme con lo actuado por el Juez de Garantías y saludó la inclusión de Milanesi como partícipe necesario «Nosotros entendíamos que nos teníamos que poner en el rol de acusadores particulares e intentar resolver la situación de Milanesi en un juicio», sostuvo el abogado a la Agencia Nacional Télam.

Los acusados seguirán detenidos al rechazarse el pedido para que cesara la prisión preventiva y serán juzgados en el Departamento Judicial de Dolores por un tribunal al rechazar el juicio por jurados, dada la alta exposición del caso. Durante el juicio también se juzgarán las lesiones sufridas por aquellos que intentaron ayudar a Fernando mientras los Rugbiers lo ultimaban a golpes y patadas.

Redacción

Comentar con facebooks