El prontuario del operador clarinista, Alfredo Leuco, es conocido por muchos. No todos conocen que, sus encendidos editoriales, en 2007, eran abiertamente favorables al Kirchnerismo. Pero algo cambió. ¿Cambió el gobierno? No, cambió Alfredo. Recordemos que su cercanía al kirchnerismo, le permitió un lugar principal en Radio del Plata, lugar para el cual, el ex insurgente del Movimiento Todos por la Patria, no tenía méritos suficientes para la conducción de un espacio propio. 

Néstor Kirchner comentó, hace muchos años,  que cierto “periodista amigo”, lo había intentado “coimear” y que, literalmente, lo sacó “carpiendo”. Nunca reveló el nombre del “periodista”. Increíblemente, para esa fecha, la actitud de Leuco comenzó a mutar: pequeñas críticas, cruces, mentiras, hasta llegar a un ensañamiento brutal para con Cristina Fernández.

Una vez cruzada la línea de la indignidad, Leuco, recaló en el grupo Clarín, lugar al cual se adaptó a las necesidades de “periodismo de guerra” que necesitaban, Blanc, Van Der Kooy, Roa y Magnetto. Ya instalado como mascarón de proa del “antikirchnerismo” televisivo, Leuco se dedicó a hilvanar las teorías más insólitas e improbables, tan improbables que, pasado el tiempo, al volver a escucharlas, nada, absolutamente, nada de sus predicciones han sucedido. 

Pero de la indignidad al ridículo, solo hay un paso. Y Leuco ya lo dio. Tras haber apoyado el gobierno de Cambiemos y defendido a los funcionarios PRO en cada una de sus “tropelías”, en las pasadas semanas se ha montado en cuanta operación mediática surja. No importa la duración o la improbabilidad. Allí estará para demostrarnos que, del ridículo – no solo, no se vuelve, sino que se puede ir un poco más allá.

Ya enrolado en un “antikirchnerismo psiquiátrico, como suele describirlos el humorista Sebastián “Rinconet” Fernández, a estos habitantes del odio permanente y la indignación selectiva, Leuco traspasó el umbral de la falta de respeto al “apriete televisivo”: su editorial, que puede ser escuchado en la versión web de la radio que lo contrata, transita momentos que van del ridículo a la sorpresa. Sorpresa porque, cual mafioso, envía mensajes amenazantes a empresarios, periodistas y políticos, a fin de embanderarlos en su prédica del odio.

Cristina abrió la temporada de caza y pesca. La caza de empresas privadas para expropiar y la pesca de ingenuos y otarios que se comen ese caramelo envenenado. Alberto Fernández de Kirchner, el gerente de Cristina, cometió el sincericidio de decir que “Ya tendrán tiempo de compararnos con el infierno y con Venezuela”, así arranca la diatriba que irá “increscendo” hasta tomar ribetes peligrosos.

Acusa sin pruebas ni pruritos “Necesitan mayorías calificadas y son capaces de apretar de la manera más cruel y de pagar el precio que tengan que pagar, con tal de lograrlo. El fin justifica los medios”. Y llega a niveles de violencia verbal, casi a la altura de Baby Etchecopar: “¿O de dónde va a salir la plata para este aventurerismo falsamente emancipador? ¿La va a poner Cristina, Julio de Vido, Ricardo Jaime, Boudou o alguno de los otros ladrones de estado?”

Y llega a niveles que el personaje de “payaso mediático” que juega Javier Milei, jamás se le ocurriría transitar: “¿Van a expropiarlas a todas? Veremos que dice “Alber…títere” manejado por Cristina.”

Pero como cuando creemos que no se puede transitar más bajo, Leuco se lo toma como un desafío y ataca: “Pensar que hubo algunos pechos fríos que creyeron que Alberto era bueno y prudente y que Cristina era mala y autoritaria”. Sí, está apretando a los periodistas que, ahora, llama tibios.

Supongo que esa ilusión óptica no los va a engañar más. Pero no estoy tan seguro. Un amigo me aportó la siguiente metáfora: Cristina es la pistola y Alberto el silenciador. El disparo letal hacia el sistema democrático sale sin ruido del arma del nacional populismo o del ladri progesismo feudal”. Ni siquiera cuando insulta al fallecido, Néstor Kirchner tiene el mínimo decoro “Es el modelo que Néstor instaló en Santa Cruz y que le permitió quedarse a vivir en el poder”. Ataca a alguien que no puede defenderse y lo hace porque sabe eso. Porque después de haber sido sacado “carpiendo”, se quedó “rumiando” su mal tino para “apretar” políticos.

También tiene un momento para insultar al pueblo Sanluiseño y Formoseño “…Muere la alternancia. Igual que San Luis o Formosa y tantos feudos”.

Pero no todo es violencia, también tiene tiempo para el stand up internacional, y su tema favorito, sale a relucir “… Recién después llegó el chavismo. Y aprovecharon para blindar con verborragia de izquierda su rol como patrones del mal. No fue Néstor el que se chavizó. Se podría decir que Hugo Chávez se kirchnerizó. Aunque es cierto que el grito de guerra de: “Exprópiese” lo popularizó Chávez”. Leuco olvida que fue Néstor Kirchner el que forzó el brazo de Chávez y lo conminó a pagar mucho más de la valuación oficial, dinero que el ex presidente argentino creyó vendría a la Argentina. Pero los Rocca tendrían destino de paraíso fiscal luxemburgués. Pero eso no lo irritó a Leuco ni antes, ni ahora. Lo de él parece ser el humor. O no, porque vuelve al insulto y la degradación del otro a través de las palabras de un inimputable “El plan estuvo perfectamente diseñado. La primera piedra la tiró un grupo de integrantes del “setentismo gagá”, como los calificó Jorge Fernández Díaz. Hablo de personajes sin votos como Pino Solanas, Juan Grabois, Claudio Lozano, Mempo Giardinelli, Victoria Donda y Horacio González entre otros”.

Después de haber tratado de marioneta al primer mandatario vuelve al ruedo por más “Fue patético el nivel erosión al que sometieron la investidura presidencial cuando la senadora mendocina le dijo al presidente de la nación: “Me alegro mucho que te hayas sumado a esta idea”. In your fase”. La verdad que no hay mucho más para decir de esta frase. Pero, bueno continuemos.

Y nos acercamos a la frutilla de la torta, pero no lo va a hacer de frente. No es valiente. Así que primero insultará a varios “Decían que Grabois, Gabriel Mariotto, Fernanda Vallejos o Dady Brieva eran solo expresiones marginales del cuarto gobierno kirchnerista. Vamos hacia un régimen que todos estos referentes propusieron. Vamos de una vez por todas y rápido hacia Venezuela, como pidió Brieva”. ¿Cómo llegó Dady Brieva a ser parte de este “menjunje”? Fácil, (spoiler alert como les gusta decir a los millennials) es una distracción. El verdadero punto y como alguna vez dijo la Vicepresidenta Fernández “hay que pegarle a la chancha para que salte el dueño”. Y saltó nomás. Todo este prolegómeno fue para llegar a esta frase que resume que es lo que le mandaron a decir a Leuco: “Ojo que Mariotto también habló de la ley de medios. No vaya a ser que en un par de semanas, Alberto sea hablado por boca de Cristina y diga que la información es un bien social y que van a expropiar algún medio de comunicación para garantizar “la soberanía informativa””. Prestemos atención porque el verdadero “quid” de la cuestión radica en la siguiente parte “¿O la comunicación no es estratégica para el proyecto de Cristina?  Siempre se habla de la cuestión especular y del reflejo deformado de lo que son. Aplican al otro aquello que es su verdadero ser. Clarín quiere certezas sobre la cuestión comunicativa. Clarín quiere seguir dirigiendo el país pese a la salida de Mauricio Macri. Clarín dice que otros quieren lo que ellos, verdaderamente, quieren. Y para prueba de las intenciones en términos especulares lanza la siguiente advertencia “Nadie debe subestimar a Cristina. Va a fondo y no va a parar hasta tener el control absoluto de la Argentina” pero en ese advertencia sella la verdadera naturaleza del ser “clarinista” y lo realizado durante los pasados cuatro años “su prontuario limpito y virgen como si fuera la Madre Teresa y la posibilidad concreta de meter preso a Mauricio Macri y varias figuras del gobierno anterior”. Pone, nuevamente, en el otro, lo que aborrecen de sí mismos.

Y para cerrar cual profeta que, como ya se ha dicho, nunca acierta una descarga “Acuérdese lo que le digo. Siempre hay que pensar lo peor, lo más antidemocrático y se acierta en el caso de Cristina. Todo está en su biografía”. Si de biografías se trata, nada más alejado de la realidad, pero recordemos que el espejo les devuelve una imagen que no les gusta. ¿Será acaso que lo continúa atormentando el haber “entregado” a sus compañeros del Movimiento Todos por la Patria? Recordemos que hasta ese momento Alfredo Leuco no era ni siquiera conocido. ¿Habrá sido esa la moneda de cambio que lo atormenta, al recordar las decenas de muertos y heridos durante el copamiento a La Tablada? 

Este Quijote de un universo paralelo que, como tal, lucha por todo lo que está errado, empuñará su lanza y carga contra los que cree propios, amenazando de una manera que se asemeja mucho a los comportamientos de la dictadura “Muchos empresarios están en silencio y temblando. Se repite la historia. Algunos dirigentes de la Unión Industrial siguen reaccionando con una tibieza muy parecida a la complicidad. No se atreven ni a imaginar que si ahora le tocó el turno a Vicentín, mañana puede ser Celulosa o Aceitera General Deheza, solo por poner dos ejemplos imaginarios”.  De imaginarios, nada tienen estos ejemplos. Son claros y concisos. Está “apretando” a empresarios para que se sumen a la guerra contra el gobierno. Una actitud mafiosa, una actitud repudiable desde cualquier lugar dónde se mire. 

Como bono extra tiene un último “baccio della morte” para los políticos opositores que prefirieron la mesura y la racionalidad, en vez de transitar el sendero Patricia Bullrich de la política “Muchos altos dirigentes opositores, también se confundieron y cometieron el peor de los pecados. Dijeron que querían colaborar con este gobierno y que no iban a poner palos en la rueda para demostrar que eran distintos. Alguno de esos ingenuos, también van a terminar recorriendo los tribunales o en la cárcel. Les pegaron y les van a seguir pegando cachetazos y ellos van a seguir poniendo la otra mejilla. No aprenden más”. No contento con eso, termina con una proclama de guerra, que, por psiquiátrica, no deja de ser una proclama: “Llegó la hora de que la oposición le ponga límites al autoritarismo chavista o mejor que se dediquen a otra cosa. Sería bueno que sepan que se están jugando su prestigio político” (otra apretada y van…) “pero también están poniendo en riesgo su propia libertad. Cristina no se conforma con no ir presa. Quieren que vayan presos los que se atrevieron a investigarla”.

En lo único que voy a darle la derecha a Leuco y a reconocer es que lo advirtió: “Se lo dije la semana pasada: la patria está en peligro”. La Patria está en peligro si dejamos que, operadores político mediáticos, “aprieten” empresarios, jueces, políticos y actores de la vida civil. La Patria está en riesgo cuando la gente que cometió delitos continúa al frente de envíos radiales y televisivos, cuando son dueños de esos mismos canales que destilan odio y envenenan a sus audiencias. 

Mil disculpas por la extensión de este editorial, pero para graficar un ataque a la democracia, como el que perpetra Leuco a diario, hay que ponerlo con todas las palabras. 

Buen fin de semana.

Editorial

Foto: La Voz

Comentar con facebooks
Artículo anteriorEl Intendente bonaerense de Lomas de Zamora dio COVID-19 Positivo
Artículo siguienteInsaurralde continúa internado en observación