Tras los problemas de producción experimentados en la producción de la vacuna Sputnik V en territorio ruso y la demora en la puesta a punto de la planta industrial en India, el gobierno anunció nuevos acuerdos para la compra de las dosis que completarán la inoculación de toda la población nacional.

La demora en el control de calidad, no prevista por el Fondo Directo de Inversión Ruso, en manos del Instituto Gamaleya, sobre aquellos laboratorios en terceros países (India y Corea del Sur) que fabrican la vacuna Sputnik V, puso una alarma sobre las autoridades argentinas sobre el interés de otros países sobre el desarrollo ruso, que fue aplacada luego del comunicado del Fondo Directo de Inversión y el Estado Ruso, que aseguró la alianza estratégica con el país que seguirá recibiendo en forma normal las dosis comprometidas. Los nuevos acuerdos, se recibirán de la planta en India, una vez que esté en funcionamiento la misma.

Las dosis acordadas con Astra Zeneca comenzarán a llegar a partir de Marzo, ya que -Argentina- fabricó 22 millones de dosis en el país (en la planta de mAbxience) que viajaron a México para fraccionarse. Las dos primeras tandas serán de 580.000 dosis cada una. 

Según el cálculo del Ministerio de Salud, la mayoría de los argentinos, estaría vacunado para julio, con lo que se podría alcanzar la denominada “inmunidad de rebaño” lo que implicaría una drástica reducción en los contagios y, por ende, reduciría la mortalidad.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorPor qué Iglesias no puede explicar su patrimonio
Artículo siguienteEcuador define su futuro este domingo en las urnas