En medio de la controversia del debate por la privatización de los terrenos de Costa Salguero y Punta Carrasco, El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, decidió extender la concesión de los predios hasta Julio y Diciembre de 2021. 

La norma fue fechada en Febrero de este año (durante el tiempo de las audiencia donde más de 7000 personas expusieron sus argumentos en contra de la privatización y en favor de la creación de un parque público) pero recién ahora se conoció la norma en la Publicación del Boletín Oficial que extiende «hasta el 31 de diciembre de 2021» la concesión del sector más cercano a la avenida Costanera Rafael Obligado.

De manera inconsulta con los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno conservador decidió permitir a Telemetrix continuar con la explotación del predio. En plena pandemia y ante la falta de eventos públicos, es muy sospechosa la actitud tomada por el PRO. Una explicación viable, podría darse -en el caso que vuelvan a tener que usarse los galpones- para contener a pacientes positivos con síntomas leves, y entonces, contratar el Estado ese mismo predio que, de no mediar la extensión de la concesión, podría usarlo de forma gratuita. 

Los terrenos de Costa Salguero han albergado desde 2007 cada una de las jornadas electorales como búnker de la agrupación conservadora y sus aliados hasta las pasadas elecciones de 2019. 

Larreta decidió  que ese espacio será destinado a un barrio marítimo de lujo, pese a la advertencia de la autoridad aeroportuaria que no es viable construir edificios en línea directa con el Aeroparque Jorge Newbery. Decenas de miles de porteños se vienen manifestando en contra de la privatización que solo aportaría unos pocos millones de dólares a las arcas públicas y que solo sería un gran negocio para los aportantes de la campaña de Juntos por el Cambio.

Más allá de los intentos de Larreta por efectivizar el negocio con los privados, el pedido de los vecinos ha generado una brecha al interior de la coalición conservadora. Hay muchos integrantes del espacio que ya no ven con buenos ojos (y ante una merma electoral) el priorizar los negocios inmobiliarios frente a capitalizar con un parque miles de votos que podrían escapar a opciones más receptivas con la agenda del medio ambiente.

Redacción

Comentar con facebooks