El Gobernador Kicillof necesitaba poder anunciar ayer, lo que constituyó el gran problema financiero heredado de María Eugenia Vidal, la impagable deuda que ella y el ex Ministro Hernán Lacunza, habían comprometido en tan solo cuatro años y con vencimientos imposibles de sostener. Ayer fue el día que se alcanzó la adhesión del 98% de los tenedores de acreencias en moneda extranjera y el Gobernador decidió ser él quien comunicara que “este acuerdo genera un alivio muy grande en el largo plazo y convierte la deuda en algo sostenible, porque está acorde a nuestras posibilidades de pago. No íbamos a firmar ningún compromiso que pusiera en riesgo las cuentas públicas”, declaró el gobernador en las redes sociales.

El equipo de Kicillof trabajó 24/7 para que nadie se sintiera estafado por lo prometido por la irresponsabilidad de la gestión Vidal al frente de la provincia: “A pesar de las dificultades ajenas a nuestra voluntad, nunca abandonamos el camino del diálogo con los acreedores. Aun tratándose de una deuda contraída por el gobierno anterior, esta gestión está dispuesta a honrar sus compromisos, pero sin hipotecar el futuro de los bonaerenses” continuó el gobernador.

El anuncio no estuvo exento de un ejercicio de memoria colectiva: “esta situación que nos tocó enfrentar está inscripta en un proceso de endeudamiento que llevó adelante Macri y su gobierno, el cual representa, dentro de toda la historia de nuestro país en esta materia, el más ruinoso, por su velocidad y composición” aseveró Kicillof.

Kicillof también graficó el cambio de tipo de moneda de la deuda y el perjudicial resultado: “El stock de deuda de la Provincia en moneda extranjera pasó de 5.420 millones de dólares en 2015 a 9.134 en 2019. Es decir que subió un 68%, un festival de deuda”.

Sin recurrir al mecanismo de la quita, sino de la extensión de los plazos y la corrección de los intereses usurarios convenidos por Lacunza en nombre de Vidal, el gobernador dejó en claro que “de ahora en adelante esta situación está enmarcada en un nuevo acuerdo que baja los intereses, extiende los plazos y nos permite afrontar los vencimientos de una forma mucho más razonable” y aseguró que “el alivio financiero que esto representa nos permite poder hacer más inversiones en infraestructura, salud, educación, seguridad y destinar los recursos para reconstruir la Provincia”.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorEl empleo industrial creció en 14 de los 17 meses de este Gobierno
Artículo siguienteFábricas con humo verde: Cannabis como empleo industrial