«La primera representante olímpica argentina» Jeannette Campbell nació el 8 de marzo de 1916, en Saint Jean de Luz, región de Bayona, al sur de Francia. Su lugar de nacimiento fue casualidad, Jannette, siempre se sintió argentina. Hija de John Campbell, un escocés que vivía en nuestro país, y nieta de Mary Gorman, una de las maestras británicas que llegaron al país, por iniciativa de Sarmiento, a finales del siglo XIX. 

En 1914, sus padres viajaron de vacaciones a Escocia, pero estalló la Primera Guerra Mundial y no pudieron salir del Viejo Continente. Se trasladaron a Francia, donde nació Jeannette, y luego volvieron a Argentina. De regreso, los Campbell se instalaron en el Belgrano Residencial, el barrio en que Jeannette viviría toda su vida. Desde muy chica, se sintió atraída por los deportes: el primero que practicó fue el hockey sobre césped, en el exclusivo establecimiento educativo bilingüe Belgrano Girls School. Un tiempo después, comenzaría a practicar el deporte de su vida: la natación. Este la llevó a convertirse en una de las grandes estrellas de la historia del deporte argentino. Ganó el Campeonato Argentino de los 100 metros libres en 1932, en un tiempo récord: nadó la distancia en 1 minuto, 18 segundos, 6 milésimas y batiendo el récord sudamericano. Sus marcas le dieron la posibilidad de competir en el Campeonato Sudamericano de 1935, organizado en Río de Janeiro. Allí ganó la medalla de oro en los 100 metros con nuevo récord: 1 minuto y 8 segundos. Pero no se quedó allí: de yapa ganó en los 400 metros, imponiendo un nuevo récord. Se convirtió en la única argentina con los laureles suficientes para representar al país en los Juegos Olímpicos y se animó a viajar, sin achicarse, rodeada de hombres durante tres semanas en barco. Jannette calificó los días de travesía como “aburridisimos”. Entrenó como pudo durante la travesía y, en el poco tiempo que estuvo en la Berlín del nacionalsocialismo, se exigió al máximo, porque su única meta era hacer historia representando, de la mejor manera posible, a su querida Argentina. En la primera serie, ganó e impuso un nuevo récord: 1 minuto, 6 segundos y 8 milésimas. En la segunda logró un récord olímpico: 1minuto, 6 segundos y 6 milésimas. En la carrera final, el histórico 10 de agosto de 1936, Jeanette nadó con la belleza, destreza y velocidad de un delfín y obtuvo la medalla de plata. Hizo un tiempo maravilloso: 1 minuto, 6 segundos y 4 milésimas. Un día glorioso e histórico para el deporte nacional. Se convirtió en la primera mujer argentina en integrar una delegación olímpica y la primera en subirse a un podio. Siguió compitiendo y entrenando para los Juegos del 40, pero la cita olímpica se suspendió por el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939. Decidió dejar de competir y dedicarse a su familia junto a su esposo, Roberto Peper. Educó a sus hijos Inés, Susana y Roberto. El deporte femenino argentino se ha ganado un lugar de privilegio a nivel mundial, gracias a mujeres que se han animado a romper barreras y prejuicios impuestos por una sociedad que, aún, sigue siendo sumamente machista. La gran Jeannette Campbell murió en 2003, a los 87 años, en su barrio de Belgrano. En reconocimiento a su carrera deportiva, fue incluida en el Salón de la Fama Internacional de la natación.

Pablo Targhetta

Comentar con facebooks
Artículo anteriorDe Ajmechet, Bullrich y otros violentos
Artículo siguienteArgentina vacunó al 75% de los mayores de 18 años