El proceso de salvataje falló, la oferta ofrecida por el Grupo Macri alcanzó el 3% de lo adeudado y los acreedores (incluido el Estado Nacional) desestimaron la misma, por lo que la Jueza Marta Cirulli, decretó la quiebra de Correo Argentino S.A., una empresa del Grupo Macri. 

La deuda original por la falta de pago del canon, determinó la quita de la concesión ya en 2003 cuando ya se llevaba más de cuatro años reclamando el pago de lo acordado en el contrato de concesión. La deuda, sin tomar en cuenta los intereses alcanza los 296.205.376,49 de pesos, convertibles en dólares de la época, por lo que hoy el valor de la misma se ubica en 296.000 millones de pesos. La oferta final del Grupo Macri por todo concepto, fue de 1000 millones de pesos. De acuerdo a la jueza, la oferta “solo representaba el 100% de la deuda a los ojos de la propia empresa” en el falo de 44 fojas en el que decreta la medida. 

“Aun cuando parezca inusual, las tantas veces reiteradas particularidades que exhibe este trámite, y su extraordinaria atipicidad concursal, me llevan a expresar lo que sigue: Efectué mis reflexiones serenamente, tras un estudio profundo y minucioso de las muy singulares aristas de este procedimiento, como resulta de la totalidad de las consideraciones efectuadas y de la base legal utilizada”.

Marta Cirulli – Jueza Comercial.

La argumentación de la magistrada se sustenta sobre lo fáctico: “A lo largo de todo ese tiempo variaron sensiblemente los indicadores económicos y sobrevinieron sucesivas devaluaciones de nuestro signo monetario con gran pérdida del valor adquisitivo, lo cual es de conocimiento público. En esa situación, no podría razonablemente suponerse que aquellos acreedores Categoría C -antes aquiescentes- aceptarían ahora la llamada mejora de propuesta, tratándose de créditos devengados hace dos décadas”, para explicar que la mejora ofrecida no es una mejora, sino lo contrario.

Tampoco considera que la postura del Estado Nacional (principal acreedor y damnificado por el accionar del Grupo Macri) sea una postura persecutoria, como acusara el dirigente conservador Mauricio Macri, en la carta abierta que le escribieron para quejarse de la inminente decesión: “No encuentro ahora -como no encontré el 18.3.2010- mérito para calificar al Estado Nacional como acreedor ´hostil´ tal como se irá viendo” y prosigue “si la deudora puede ofrecer una propuesta mejor, pero la retacea hasta el último momento posible, mal podría calificar de ´hostil´ al acreedor que decide no aceptarla por hallarla insuficiente”. 

La jueza entiende que la oferta no alcanza “ni remotamente lo adeudado por falta de pago de los cánones mensuales, devengados -cuando menos- desde el año 2001 hasta el cese de la concesión del servicio postal, dispuesta en el Decreto N° 1075/2003 del 19.11.2003”.

La designación del martillero que valuará los bienes, determinará la confiscación de los mismos. Dado el vaciamiento provocado en la empresa, se determinará que la controlante deba responder por el monto adeudado, por lo que, SOCMA, deberá pagar por lo que debe al Estado. Queda solo esperar que no pasen otros veinte años, para que el Estado recupere lo que es suyo.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa misma cantinela para no pagar
Artículo siguienteA 44 años de la Noche de las Corbatas ¡PRESENTES!