La dictadora Jeanine Añez protagonizó un paso de “farsa” en la madrugada de Miraflores, en el Centro Penitenciario Femenino, al generarse heridas superficiales para mejorar sus condiciones de detención, tras habérsela acusado de genocidio. 

El Gobierno de La Paz, informó a través del Ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, “Lamento informar que la señora Jeanine Añez, habría pretendido generarse una autolesión en horas de la madrugada del día de hoy. Sin embargo, manifestamos que su salud es completamente estable. Tiene unos pequeños rasguños en uno de sus brazos, sin embargo, no hay nada de qué preocuparse” en la conferencia de prensa brindada en la mañana de hoy, tras generarse una operación mediática por la derecha continental. 

La dictadora habría intentado en diversas oportunidades ser trasladada a la clínica bajo diversas excusas, exámenes de tórax y control de la presión arterial, determinaron el perfecto estado de salud de la genocida, que transita su quinto mes de prisión tras el espectacular intento de fuga y posterior encarcelamiento.

Añez afronta una acusación por la responsabilidad en las matanzas de Senkata y Sacaba en las que murieron más de veinte personas y un centenar de heridos, además de haber participado en el Golpe de Estado contra Evo Morales en 2019.  Desde la Fiscalía General de Bolivia fue presentada la acusación formal contra Áñez, por los delitos de “genocidio, lesiones graves y lesión seguida de muerte” tal como informó el Fiscal Juan Lanchipa. 

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorMacri se sumó a la campaña de Juntos tras analizarse las magras encuestas
Artículo siguienteArgentina tendrá 48 millones de vacunas al final de la semana.