En lo que se esperaba sea una defensa cerrada al accionar de los líderes que llevaron a cabo el golpe cívico, teocrático y militar que expulsó del gobierno a Evo Morales, la Iglesia Católica Boliviana, defendió a la Dictadora Añez y en un comunicado leído por el vocero del clero “exigió el respeto al debido proceso”, demandó “la libertad de todos los detenidos” y expresó que “No podemos callar ante la persecución política que va en aumento, recuerdo de tristes momentos de la historia y que no construye confianza, paz y reconciliación entre todos los bolivianos”. Lo llamativo del discurso abiertamente en defensa de los golpistas, lanzó una velada amenaza al gobierno democrático “no podemos permanecer pasivos mientras se persigue a ciudadanos que han servido a Bolivia”. 

Por su parte el dirigente conservador, Carlos Meza, en conferencia de prensa, les pidió a sus seguidores que se preparen “Nadie se cansa, nadie se rinde, este es el momento de defender la democracia”.

La dictadora, quien no se encuentra incomunicada, se manifestó desde su reclusión para incitar a las movilizaciones “Estamos con la fe puesta en Dios y sobre todo con el pueblo boliviano, tenemos que defender el estado de derecho, porque si no lo hacemos será una tierra de nadie”.

No es la primera vez que las voces más conservadoras de la Medialuna Oriental, generan asonadas en busca de recuperar los privilegios perdidos. Esta mañana se decidía la suerte de Añez y sus secuaces. Dependerá de las nuevas autoridades democráticamente elegidas por el pueblo boliviano el frenar a tiempo estos ataques a la frágil democracia del altiplano de estos ataques desde el interior y apuntalados desde el exterior. 

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anterior150000 turnos para vacunar a mayores de 60 años en Gran Buenos Aires
Artículo siguienteEl Hijo de Diego Santilli, llegó de viaje de Egresados con COVID-19