La Cámara Federal de Mar del Plata esperó el resultado de las elecciones para emitir su dictamen respecto al pedido del líder de la derecha argentina, Mauricio Macri, de apartar al Juez de la Causa que investiga el espionaje ilegal sobre los deudos de los submarinistas desaparecidos en el ARA San Juan, al hundirse éste, en 2018.

Por segunda vez consecutiva, la estrategia propuesta por el defensor favorito de la ultraderecha, Pablo Lanusse, fracasó tras el dictamen de la Cámara Federal de Mar del Plata, al “no hacer lugar” al apartamiento del Juez Martín Bava, por no encontrar “algún motivo que pudiera generar temor de parcialidad o dependencia en los procedimientos, pasos y decisiones tomadas por el juez de la causa”, lo que coloca a Mauricio Macri en una posición muy delicada. Macri, quien se negó a declarar tras el llamado de Bava y entregó un escrito en el que negó su participación en los hechos que se investigan, podría ser imputado en la causa y podría ser requerido por Interpol de no regresar al país en la fecha en la que se comprometió. Macri está sospechado de promover y ser el usuario final del producto del espionaje ilegal a los familiares de los Submarinistas desaparecidos tras el hundimiento del ARA San Juan.

Eduardo Jiménez y Alejandro Tazza, consideraron que “carece de asidero sostener un ‘temor de parcialidad y ausencia de independencia, cuando lo que tenemos ante nosotros es la actuación de un magistrado que resuelve en favor del pedido de las partes, fundado en el solo hecho de resguardar el derecho de defensa en juicio y con el objeto de evitar futuros planteos nulificantes de las partes, conforme fuera allí consignado”, entendiendo que -el Juez Bava- avaló y concedió cada medida solicitada por Macri (más allá que ellas fueran para ganar tiempos procesales y no llegar a las elecciones de noviembre procesado).

Los Camaristas llevaron más allá el planteo en sí y decidieron poner un coto a los planteos del abogado defensor que invocaba amenazas imaginarias: “Más allá de la opinión que las partes pudiesen verter sobre los aspectos técnicos jurídicos de la terminología empleada, tampoco puede ser considerado como un prejuzgamiento basado en ´ambigüedades que no solo son deductivas, sino fantasiosas y prejuiciosas en perjuicio del debido proceso y la defensa en juicio´, ni pueden ser atisbo de tan severo juicio o menoscabo alguno a la libertad que tiene el Dr. Lanusse, para escoger según su buen criterio procesal”.

La abogada Valeria Carreras expresó que ganaron “los nadies, munidos de la verdad y las pruebas, sin poder alguno, obtuvimos justicia frente a un planteo infundado y evidentemente dilatorio planteado por Macri”. Satisfecha por el fallo aseguró que “seguiremos con la única consigna que nos motiva: la verdad y la justicia para los tripulantes, las familias de los tripulantes y para los argentinos”.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorTodos y todas hacemos falta
Artículo siguientePromete, promete hasta que…