person using forklift
Photo by ELEVATE on Pexels.com

Según datos comprendidos en el último relevamiento elaborado por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) durante el mes de octubre pasado la actividad industrial en el país, medida a través del Índice de Producción Industrial (IPI) que analiza la consultora, mostró un crecimiento de 8.5% respecto a los datos registrados en octubre 2020.

A pesar de que las restricciones al acceso a divisas para insumos y bienes finales, ciertas dificultades logísticas y conflictos gremiales de distinta magnitud, afectaron el desarrollo de actividades, durante los primeros diez meses del año, la producción industrial acumula una mejora de 17.8% respecto al periodo enero – octubre de 2020.

Actividad Industrial Argentina 2021. FIEL.

Fuente: FIEL

El trabajo, al cual Macondo 2021 pudo acceder, destaca el avance interanual de la producción automotriz –rama de actividad que consolida evolución merced a su perfil exportador- y la producción de químicos y plásticos –a pesar de que actualmente transita paradas técnicas. La producción de Minerales no Metálicos y de Alimentos y Bebidas, lograron el mejor nivel observado para un mes de octubre.

En los primeros diez meses del año y en comparación con el mismo periodo de 2020, la industria automotriz se consolida al tope del ranking de crecimiento con un avance acumulado de 82.8%. Con un superior al promedio, se sitúan también las industrias metálicas básicas con una mejora de 32.3%, la metalmecánica (31.2%) y los minerales no metálicos (30.2%) mientras que avanzando por debajo del promedio aparecen el proceso de petróleo (12.7%), los insumos químicos y plásticos (12.3%), los despachos de cigarrillos (12.1%), la producción de alimentos y bebidas (4.8%) y la de papel y celulosa (4.6%). La producción de insumos textiles acumula un ligero avance (0.5%) en el periodo enero – octubre respecto al nivel observado en el mismo periodo de 2020.

Actividad industrial argentina 2021. FIEL.

Fuente: FIEL.

En términos del aporte al crecimiento de la industria, en los primeros diez meses de 2021, el bloque metalmecánico es el que realiza la mayor contribución con más del 26% del total. Conjuntamente con la industria automotriz y la producción de químicos y plásticos, los tres sectores explican el 61% del crecimiento acumulado. Los minerales no metálicos -insumos de la construcción- y las industrias metálicas básicas -siderurgia y aluminio-, aportan conjuntamente otro 14% al crecimiento acumulado en el periodo enero – octubre de 2021.

Desde la perspectiva de los tipos de bienes, la actividad fabril es liderada por la producción los bienes de capital que acumulan una mejora de 50.3% en los primeros diez meses y en la comparación interanual. Le siguen la producción de bienes de consumo durable que mejoró 40% entre enero y octubre respecto al mismo periodo del año anterior, los bienes de uso intermedio acumulan un alza de 16.3% en diez meses. Finalmente, los bienes de consumo no durables, rezagan en su recuperación acumulando en diez meses un avance de 5.7% en comparación interanual. El mayor aporte al crecimiento de la industria en los primeros diez meses del año lo realizan los bienes de uso intermedio con 42% del total.

Actividad Industrial argentina 2021. FIEL.

Fuente: FIEL

En términos desestacionalizados, el monitoreo realizado por el “Think Thank” favorito del establishment confirma que la actividad industrial mejoró en octubre al registrar un ligero avance (+0.8%) respecto al mes anterior, frenando la sucesión de caídas mensuales observadas en el tercer trimestre. En comparación con febrero de 2020 -mes previo al inicio de los confinamientos aplicados para contener el avance de la pandemia- la producción industrial de octubre ajustada por estacionalidad fue 18.8% superior. Hacia abril de 2021 la industria había acumulado una recuperación de 24% respecto a febrero de 2020, marca que fue recortando en los meses posteriores. La fase de recuperación industrial se sostiene.

A modo de conclusión, vale destacar que si bien el panorama aún se encuentra lejos de asemejarse a un paraíso, pues en el horizonte se advierten ciertos nubarrones vinculados al anticipo de paradas técnicas fabriles, eventualmente decididas para sortear la falta de divisas que pueda plantearse hasta la liquidación de los dólares de la cosecha fina, la economía argentina ya funciona a pleno y supera sus niveles prepandemia.

¿Ello es suficiente para que tal mejora comience a percibirse en el bolsillo de las grandes mayorías postergadas?

La respuesta claramente es no, pero al menos permite apreciar un rumbo, una perspectiva de crecimiento que si bien aún adeuda su capítulo inclusivo, bien permite contrastar con el coro de analistas y economistas que siembran miedo y desencanto, elevando sus quejas al Olimpo ante una pretendida ausencia de un plan económico sustentable, aspecto este que los datos de una de las consultoras nacidas de las entrañas mismas del poder económico local, y que tuvo (¿tiene?) entre sus máximos referentes a Ricardo López Murphy, desmiente y desmitifica.

Walter Darío Valdéz Lettieri

Puede leer la nota en su Blog

Comentar con facebooks
Artículo anteriorLa Cámara de Mar del Plata le pidió al Juez Bava una nueva resolución y “suficiente fundamentación para la prohibirle a Macri salir del país
Artículo siguienteConfirmaron más multas a las Plataformas de Delivery