Después de un año de dialogar y ceder ante las posiciones aperturistas del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en aras de la cooperación para el manejo de la zona AMBA, El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof dijo basta: “Acabo de leer el comunicado de Juntos por el Cambio que rechaza toda medida de cuidado”. Esto fue la gota que colmó el vaso. A Axel Kicillof, le molesta el doble discurso macrista: si Gustavo Valdez, Rodolfo Suarez y Gerardo Morales imponen restricciones en sus distritos, ¿por qué se oponen a las medidas de alcance nacional? Si el mismo Larreta elogia el trabajo de vacunación, por qué el comunicado reza “nos parece preocupante que frente al fracaso de la estrategia sanitaria del gobierno nacional la respuesta sea insistir con restricciones excesivas y mal calibradas”. Kicillof se cansó de ceder por pedido del Presidente de la Nación. “Ellos no juegan limpio” se escuchó decir a un viejo militante del campo nacional y popular en estos días. El gobernador sabe esto y decidió cortar por lo sano. No sirvió de nada poner cara de pocos amigos, cuando Larreta hablaba de realizar aperturas que terminarían en decenas de miles de muertos. Hoy el Gobernador plantó su pie sobre la falsa imagen de republicanismo y compromiso democrático de Juntos por el Cambio: “Confieso que pensé que ya nada podía sorprenderme del macrismo” dijo Kicillof en un hilo que publicó en la red social Twitter. 

El texto que se reprodujo en todos los medios hegemónicos dando entidad a un grupo minoritario de la vida política, que fue derrotado en primera vuelta por amplia diferencia a nivel nacional y una arrolladora victoria en su distrito, leer en letras de molde “Estamos convencidos de que debemos defender la mayor normalidad posible” fue tomado por una burla al esfuerzo que el ejecutivo nacional y provincial vienen llevando a cabo desde marzo de 2020 y el gobernador quiso dejar plantada su posición. “ante el crecimiento de los casos, las segundas olas y las nuevas cepas, en todos los países se han tomado medidas de este tipo, y aún más estrictas. En general, las oposiciones políticas acompañaron las medidas de esos países. No sé si existe otro caso de tanta irresponsabilidad y oportunismo. 

De allí en más el gobernador puso nombre y apellido a quienes sabotean el plan sanitario encarado con un doble discurso “Además, cuánta hipocresía. Intendentes y Gobernadores de JxC tomaron ya medidas restrictivas: Mendoza, Olavarría, La Plata y otros”. El Gobernador fue por más e hizo foro en el ultraconservador gobernador de la provincia cuyana “En particular, Cornejo, mendocino firma el vergonozoso comunicado. Pareciera que está bien cuidar a Mendoza pero quiere que el resto del país esté desprotegido. ¿Cómo se explica este disparate? ¿Querrán responsabilizarnos después de las muertes, cuando ahora boicotean las medidas de cuidado?”

El Gobernador no es conocido por la queja inútil sino por ofrecer respuestas a problemas comunes e incluso a los ajenos “En Provincia de Buenos Aires seguimos trabajando de manera coordinada con todos los intendentes para enfrentar esta nueva etapa de la pandemia con responsabilidad y solidaridad. Sigamos cuidándonos entre todas y todos mientras avanza la campaña de vacunación”. El ofrecimiento que hizo hoy, para el testeo en los hospitales de la provincia de los habitantes de la Capital Federal, es una muestra que la suerte de AMBA no es responsabilidad de uno u otro, Larreta debe entender que nadie se salva solo y que, su suerte electoral no será llorando falta de vacunas, sino no escondiéndolas para los privados. Y que si las medidas restrictivas en Provincia son estrictas, quedará expuesto en su fracaso en el manejo de la pandemia a nivel comunal. Los testeos en CABA en algunas zonas exceden el 60% de positividad, y las colas para hisopar personas que presentan síntomas de COVID-19, superan los 600 metros en la mayoría de los hospitales porteños que solo atienden a sus habitantes.  

Redacción

Comentar con facebooks