En un contexto de elevada pobreza y pandemia detonada, comienza a perfilarse la oferta electoral que competirá en las elecciones de medio término. Inflación, vacunación y desempleo serán los ejes que definirán la próxima elección. Qué sucederá en CABA, histórico bastión antipopular y cuna del Macrismo?

Varios meses nos separan de las elecciones de medio término, sin embargo, la oferta política ya comienza a dirimir liderazgos, dando rienda suelta a la habitual rosca y al siempre muy disputado armado de listas.

En noviembre próximo, los argentinos concurriremos a votar en condiciones de extrema excepcionalidad, producto de una pandemia que lejos de ceder se encuentra en su punto más dramático, un desempleo que no cede y una inflación casi fuera de control.

El resultado de dichas elecciones legislativas, brindará numerosos elementos para el análisis político, económico y social, toda vez que de el, se desprenderá la futura relación de fuerzas en las Cámaras de Diputados y Senadores Nacionales y Provinciales y servirá de parámetro para comenzar a especular sobre lo que podrá ocurrir en 2023.

Nuestra democracia se desarrolla en el marco de un “bipartidismo fragmentado” donde las dos fuerzas principales que polarizan al electorado, necesitan conformar frentes electorales más amplios (que articulen votos tanto por izquierda como derecha) para poder imponerse con cierta comodidad en los comicios. Ya no son el PJ y la UCR quienes representan y aglutinan, sino espacios y proyectos de centroderecha y centroizquierda, quienes compiten democráticamente por alcanzar la hegemonía.

Por diversos motivos, uno de los distritos que concita gran atención es la Ciudad de Buenos Aires, pues ha sido quien catapultó a la máxima investidura nacional, tanto al actual pdte. Fernández como el fallido Mauricio Macri.

Fuente: Proyección Consultores 599 casos en CABA, 8/12 de Mayo. Error +/- 4,1%

Allí es donde gobierna, fiel al marketing y las encuestas Horacio Rodríguez Larretaquien pasó sin escalas de ser “el amigo Horacio” a ser un factor de conflicto para el gobierno nacional. Especialmente desde que decidió jugar fuerte gambeteando el fair play en plena pandemia, rechazando primero la quita de fondos coparticipables que le obsequió Mauricio durante su gestión como pdte. y más tarde a pesar del crecimiento exponencial de casos y muertos en su distrito, no adherir a los DNU nacionales, con el apoyo de sus Jueces adictos y hasta de la propia y muy cuestionada Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Dentro del oficialismo porteño, que no duda en obtener un nuevo y contundente triunfo en el distrito q lo vio nacer, gana intensidad la interna entre los “matrimonios” políticos Macri/Bullrich vs. Larreta/Vidal. Las dudas parten de la indefinición de la ex gobernadora, quien más allá de anotarse anticipadamente en la carrera presidencial 2023, nada dijo aún respecto a si, y donde jugará. Hay quienes aseguran que Larreta, buscando limar asperezas intestinas, le sugiere competir nuevamente en PBA. pero “Mariú” duda, pues aún recuerda con mucho dolor el fuerte traspié político que significó la contundente derrota que le propinó Axel Kicillof en las elecciones realizadas en octubre de 2019.

Como es habitual en toda rosca, la ecuación incluye muchos caciques para pocos lugares. A esta zaga de “Matrimonios y Algo Más” se suman prominentes figuras opositoras tales como Facundo Manes, Fernán Quirós, Elisa Carrió, Diego Santilli, Jorge Macri, etc. quienes también pujan por acceder a lugares potables en las listas, que garanticen suculentos espacios de renta, recursos y poder.

Cierto es que los “heridos” que deje el armado en la ciudadencontrarán cobijo en las listas macristas de PBA. Pero aún así, la desatada aunque silenciosa interna amarilla, desnuda q en rigor una porción de Juntos por el Cambio (JxC) pretende que su antiguo(?) líder Mauricio, se baje de la pugna y se dedique a gozar de un dulce exilio en las coquetas oficinas que FIFA tiene en la llanura central de Suiza, próxima a los Alpes.

Quienes eso creen e impulsan, están molestos con la aparente decisión del fallido Macri, de presentarse nuevamente como candidato a Dip. nacional por Caba. Un “trabajo” que nunca le fue grato aunque hoy sí imprescindible, pues el ingeniero necesita desesperadamente fueros parlamentarios para esquivar dignamente¡? a la justicia y no “caer” en el oscuro derrotero que, por estas horas, vive quien fuera su principal lobbysta ante el poder judicial de la nación, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón.

Dichos sectores “paladar negro” promueven como cabeza de lista a Patricia Bullrich, quien según varias encuestas, garantiza conservar el apoyo históricamente obtenido e incorporar el voto porteño más reaccionario y antipopular, característica intrínseca de la ciudad más rica de nuestro país.

Por el lado del Frente de Todosla situación no parece menos compleja. Al tradicional y arraigado antiperonismo histórico reinante en la capital, se suma un peronismo citadino q durante años, resultó funcional al macrismo primero y al larretismo después. Vale recordar como pequeño ejemplo, que el nombramiento de los jueces porteños que avalaron a Larreta sostener la criminal presencialidad escolar, contaron (en agosto 2020!!!) con el voto afirmativo del bloque nac&pop de la legislatura porteña.

La pregunta es quién está en condiciones de realizar una “buena elección”/derrota digna en la ciudad? Según el último trabajo de Proyección Consultores el legislador porteño Leandro Santoro es el dirigente político con mayor intención de voto en el distrito (23,3%) superando de momento individualmente, a todos los candidatos macristas relevados. A pesar de ello, en la misma encuesta se aprecia que sumando las candidaturas amarillas medidas (Bullrich, Vidal, Quirós ) el oficialismo distrital recibe un 41,8% de apoyo mientras FdT ( Santoro, Lammens, Trotta y Tombolini ) 30,6% con 20,6% de indecisos y que un 42,8% de los consultados participaría de la primaria de Juntos por el Cambio, en tanto un 28,1% lo haría en la de FdT, con un 20,2% de aún indecisos.

Agenda Argentina

El poll de Proyección Consultores señala a la pandemia como la mayor preocupación de los ciudadanos porteños. A la hora de asignar potenciales responsabilidades ante la situación de colapso que padece el sistema de salud en CABA, un 39% señala directamente a Larreta, otro 33,9% al Gobierno nacional, mientras un 19,9 a la ciudadanía y solo el 1,1% a los medios de comunicación. Al temor al covid le sigue la inflación, luego la situación laboral, la inseguridad, los alquileres y el endeudamiento familiar tras el cual aparece recién y sorprendentemente¡? la educación.

Tales inquietudes ciudadanas, quizá con alguna que otra leve variación según el distrito que se evalúe, son, en líneas generales, compartidas por el electorado de todo el país. En dicho marco y con un casi meramente “testimonial” y aletargado¡? kirchnerismo porteño, poco movilizado en virtud del año largo de aislamiento social, la oferta electoral del FdT en el distrito, probablemente refleje la estrategia política que a nivel nacional llevará a cabo dicho espacio. Dado que los núcleos duros se mantendrán fieles a sus “mandos naturales” pero serán insuficientes para consagrar un triunfo electoral, la llave de éxito pasará por seducir al voto blando que navega por fuera de la grieta y no adhiere tampoco a la propuesta liberal ni de la izquierda tradicional (aprox. 20% del padrón)

El poder económico que opera en Argentina, asume que a medida que se acerquen las elecciones, FdT con el aval de un “prudente” silencio de la Sra. VP. de la Nación, se moverá hacia el centro del arco político, buscando mantenerlos y captar los que sueñan se le “caigan” a JxC a en rechazo al “terraplanismo” político, mostrado por una oposición que negó primero la pandemia y luego la conveniencia de la misma vacunación masiva que hoy, hipócrita y oportunista, reclama.

Tal especulación, contempla un potencial acuerdo político especialmente dentro del peronismo bonaerense, a fin de consagrar al hoy Embajador en Brasil Daniel Scioli, como cabeza de lista a diputados nacionales PBA, distrito donde la pandemia e inflación, golpean más fuerte que nunca, al consecuente y siempre fiel electorado kirchnerista, peronista y “pejotista”

Así las cosas, hay un par de capítulos económico/sociales y sanitarios cuya evolución de aquí a noviembre, a partir del éxito o fracaso de las políticas públicas que lleve adelante la coalición de gobierno que encabeza el pdte. Fernández, serán los principales “drivers” que movilizarán ( o no ) el voto masivo al proyecto nacional y popular.

El problema económico más urgente y acuciante es la inflación, 4,1% en abril de 2021 respecto de marzo, 17,6% en el 1° cuatrimestre 2021 y 46,3% interanual, en particular la que registran alimentos y bebidas, que no cesa y sigue carcomiendo desde hace varios años (15?)  los bolsillos de los sectores más desprotegidos de nuestra sociedadA pesar que nuestra economía “funciona” con “ancla cambiaria” esto es un peso que se devalúa por debajo del crecimiento inflacionario y tarifas de servicios regulados y paritarias con aumentos también inferiores al IPC, el gobierno no termina de encontrar una política que le permita controlar rápidamente la escalada de precios.

Cabe entonces preguntarse: ¿Sólo la emisión de pesos alimenta la inflación en nuestro país? Macondo entiende que NOSi bien el aumento de costos impacta de lleno sobre la inflación, la estructura oligopólica de varias cadenas de valor que operan en nuestro país, cabal muestra del inmenso Poder Estructural del que goza y ejerce la elite económica argentina, contribuyeron y contribuyen a que la inflación sea un problema que la política no pudo resolver desde hace décadas.

Mientras el Estado no sea capaz de aplicar, con todo rigor y rapidez, las leyes vigentes en materia de defensa de la competencia y del consumidor y motorice la creación de nuevas instancias de producción y comercialización más racionales, eficientes y transparentes, nada cambiará sustancialmente en dicho terreno.

A ello se suma el problema, también recurrente aunque hoy exacerbado por la pandemia, del desempleo en la República Argentina, 11% según el último dato hy disponible (fin de 2020) el más alto desde 2004. El gobierno nacional decidió desde mediados 2020 priorizar la economía por sobre la salud, apostando a que el lógico “rebote” económico, permita recuperar parcialmente los empleos destruídos por la emergencia sanitaria, sin embargo, de momento, el objetivo no se ha cumplido.

El poder adquisitivo cada vez más flaco de las familias argentinas, no genera una notoria recuperación del consumo (más allá del imprescindible: alimentos y bebidas) Así, el panorama económico que ya lucía muy complejo tras los años de destrucción macrista se potenció con factores impredecibles que limitaron el margen de maniobra del pdte. y su ministro Guzmán.

Finalmente, es urgente e imprescindible poner freno a la escalada de casos y fallecimientos a causa del covidy promover un crecimiento fuerte, veloz, sostenido y notorio en el programa de vacunación, tanto desde un punto de vista sanitario, como así también humano y político.

Fuente: Our World in Data

Seguramente, ni el más escéptico entre los pesimistas que habitan el espacio nacional y popular, imaginó llegar a esta altura del mandato presidencial, con tan altas dosis de incertidumbre, desgaste político y descontento social, los que obvia y afortunadamente, muy lejos están aún de ser definitivamente irremontables.

Autor: Walter Dario Valdéz Lettieri

Comentar con facebooks
Artículo anteriorUn millón de turnos para reforzar la esperanza
Artículo siguienteEntre la irrealidad y el delirio macrista