El médico pediatra que emitió más de 250 certificados apócrifos a sus pacientes antivacunas para evadir la inmunización contra el coronavirus, fue detenido ayer junto con su secretaria, cuando fue allanado su consultorio en el barrio de Palermo y, tras negarse a declarar, fue imputado por el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires en la causa que se le sigue por emisión de certificados falsos y violación de medidas contra la pandemia y continuará en libertad durante el proceso que la justicia lleva a cabo. 

A ambos se les acusa la violación de los artículos 205 y 295 del Código Penal a la vez que Yahbes no tenía habilitado el consultorio para recibir pacientes, contravención que se suma a las leyes que el médico venía violando. 

Con el material secuestrado durante el operativo se pudo saber que los certificados contenían un texto que asombró a varios por el desparpajo con el que el homeópata se arrogaba la potestad de determinar la supuesta peligrosidad de la vacuna “Dejo constancia que contraindico para (…), DNI (..) la aplicación de las denominadas vacunas contra Covid, debido al hallazgo de elementos nocivos para su salud en su composición y a los graves efectos adversos incluida la muerte, según los registros oficiales”.

Yahbes es egresado de la UBA con una especialización en pediatría, su matrícula constaba con una prórroga por la pandemia, tras haber vencido un año atrás y su consultorio no se encuentra habilitado tal como se informó a través del Ministerio de Salud.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorVuelve lo que nunca debió irse
Artículo siguienteLa falsa vinculación de Perón con el fascismo