La notificación de una nueva causa inventada a Milagro Sala, le llegó a su casa, lugar donde cumple arresto domiciliario por delitos inexistentes. Condenada sin pruebas (se encontraba a miles de kilómetros del hecho) y con un constante acoso policial provincial y político por parte del Gobernador cambiemita, Gerardo Morales, Sala resiste el embate que busca disciplinar a los movimientos sociales. 

La última acción violenta de Morales, fue cerrar un parque público y justificarlo con la construcción de un hipotético colegio secundario, las protestas de los vecinos del barrio Campo Verde, se convirtieron en una denuncia contra Sala, por incitación a cometer delitos. La dirigente social continúa detenida en su domicilio.

La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, ex abogada de Sala, comunicó en las redes sociales que “la persecución política y el hostigamiento al que Milagro Sala es sometida una y otra vez hace años es, no solamente una injusticia contra ella sino, además, un atentado contra el Estado de derecho que debemos repudiar”.

El Secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla cargó contra los problemas que puede traer al gobierno Nacional la violenta actitud contra la dirigente: “la actitud de la justicia de Jujuy con Milagro Sala compromete la responsabilidad internacional del Estado. Argentina está sometida a la Corte Interamericana y tiene la obligación de proteger la integridad física y psíquica de Milagro por una medida del tribunal regional” y concluyó que “este particular ensañamiento compromete las garantías constitucionales y la responsabilidad internacional del estado Argentino”.

Los cinco años que Milagro lleva ilegalmente detenida, con los apremios ilegales sufridos durante su paso por la cárcel y el acoso actual por parte del gobierno conservador fueron el objeto de la declaración de Apoyo del Ministro de Desarrollo bonaerense, Andrés Larroque “resulta inexplicable que, al día de la fecha, continúe la espuria persecución a la compañera Milagro Sala” y aseveró que “Más de 5 años de detención arbitraria y hostigamiento permanente, pareciera no alcanzar al espíritu vengativo de Gerardo Morales”.

Sala fue comunicada que debe presentarse a comparecer (en la causa que se le inventó) con menos de 48 horas de anticipación, violando del derecho a defensa del que gozan todos los argentinos. La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) comunicó la “enorme preocupación por la grave situación a la que, una vez más, ha sido sometida la dirigente social Milagro Sala, presa política desde hace más de 5 años» y concluyó que “jueces y fiscales serviles al poder político y a los poderes fácticos en aquella provincia han cometido una nueva arbitrariedad que violenta una vez más el debido proceso legal convocando de manera intempestiva a los tribunales a Milagro sin saber siquiera las razones su defensa técnica”,

El traslado de Sala en un móvil policial fue una situación tan denigrante, como vergonzosa. Esposada fue trasladada hasta el Ministerio Público de la Acusación donde se le comunicaron los cargos de “Instigación a cometer delitos”, cuando fue la policía de Gerardo Morales la que reprimió a los vecinos de Campo Verde, el 17 de Marzo pasado, mientras defendían el espacio público que Morales quería destruir. 300 policías, balas de goma y gases lacrimógenos fueron utilizados para reprimir a las pocas decenas de vecinos que protestaban por el único espacio verde en la zona. El hecho fue denominado “una cacería humana” por quienes estuvieron en el predio. 

La intencionalidad política del gobernador Morales es intentar demonizar a Sala, para lograr torcer la voluntad de conseguir votar una Constituyente, que le permita una re reelección y continuar manejando la vida y la libertad de los jujeños.

Redacción

Comentar con facebooks