El ex secretario de Néstor Kirchner y Cristina Fernández fue hallado sin vida, enterrado en los fondos de una vivienda, en la localidad de El Calafate, Provincia de Santa Cruz. Tras la detención de cuatro involucrados, uno de ellos confesó la autoría del crimen. 

Tras las pericias forenses, se pudo determinar que el cuerpo de Gutiérrez encontrado en la vivienda del barrio de Aeropuerto Viejo, presentaba golpes en el cráneo y un corte en su cuello. 

El juez Carlos Narvarte, que instruye en la causa informó a la prensa que el cuerpo se encontraba envuelto en una sábana. También informó que se secuestraron los celulares de los detenidos y de la víctima para peritarlos. El móvil del crimen apunta a dos líneas: el crimen pasional extorsivo o el intento de robo. Pero el Juez descartó de plano el crimen político como hipótesis tras la confesión de uno de los involucrados “Yo no tengo el móvil político dentro de las hipótesis que estoy trabajando» sentenció el magistrado.

En la tarde de ayer la oposición conservadora, intentó una operación contra la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, intentando pasar el homicidio como crimen político, cuando ninguna de las hipótesis apuntaba a ello. Desde la oposición se replicaron mensajes intentando generar una crisis en el poder ejecutivo pero las pistas eran claras:  El domicilio de Gutiérrez fue diligenciado por las autoridades judiciales que informaron que el mismo se encontraba “todo revuelto” pero también fue hallada una campera con rastros de sangre, precintos plásticos y varias manchas sanguinolentas en las paredes, «Había manchas por todos lados, pero parecían como si hubiesen querido limpiarlas» fue la descripción -de la escena del crimen- de uno de los investigadores. El propio juez confirmó existe la posibilidad que Gutiérrez haya sido sometido a torturas por los golpes y las laceraciones que presentaba el cuerpo, estas pueden haber sido infligidas por sus atacantes para revelar información sobre el lugar donde mantenía guardado dinero. Esta modalidad, que se conoce en la jerga como “chongazo”: un asalto que sucede después de haber pactado una relación sexual entre victimario y víctima ha sido una constante en la última década. 

Las averiguaciones llevaron a dar con Facundo Zaeta, de 20 años de edad, de relación con la víctima, quien fue demorado como uno de los principales sospechosos del asesinato. Junto a Zaeta detuvieron a otros tres jóvenes, cuyas edades van de los 20 a 25 años. Uno de ellos habría confesado el asesinato de Gutiérrez. 

El caso de Gutiérrez se asemeja al del relacionista público Claudio Lanzatta, más conocido como La Clota, que fue robado y ultimado por quienes fueron invitados a mantener una relación íntima.

Las diligencias periciales continuarán durante la semana y se espera que los detenidos sean trasladados a una unidad penal hasta el momento del juicio.

Redacción

imagen: C5N

Comentar con facebooks
Artículo anterior¿Por la Libre?
Artículo siguienteFeudalia ya fracasó