Ante la escalada de casos de coronavirus que se desataron en las islas británicas producto de la cepa local y el descubrimiento de una nueva cepa brasileña, el gobierno de Boris Johnson acaba de prohibir los vuelos desde Brasil y todos los países del continente y aquellos con fuertes vínculos con el gigante sudamericano como Portugal y Cabo Verde.

La Argentina ya había tomado la misma medida, para cuando fue descubierta la cepa británica unas semanas atrás. La medida toma efecto desde las 4 AM del 15 de enero y abarca a los pasajeros que hayan estado en esos países. Los ciudadanos británicos deben someterse a una cuarentena de diez días en sus domicilios.

Inglaterra presenta la mayor cantidad de casos, superando a las del año pasado y llegando a las 10000 muertes por la pandemia.

Redacción

Comentar con facebooks
Artículo anteriorPor una democracia sin presas y presos políticos. Libertad a Milagro Sala
Artículo siguienteARBA contra la evasión: a los botes